Adés valora el convenio pero avisa de que el futuro de Ford está en la competitividad

"Que nadie se lleve a engaño", esgrimió ayer Antonio Adés, director de fabricación de Ford España tras la firma del convenio colectivo de la planta, "es un paso muy positivo" pero las garantías de futuro para la planta deben venir de la apuesta por la calidad, la productividad y la competitividad.

Adés y Juan Luis Naranjo, presidente del comité de empresa (UGT-PV), hablaron ayer en rueda de prensa tras la firma del convenio. Naranjo subrayó los términos del acuerdo alcanzado y los "avances" que supone. También valoró el corto proceso de negociación que ha llevado a la firma de ayer -"a la tercera va la vencida", comentó el sindicalista al comparar este proceso con las dos negociaciones anteriores- y defendió que la planta valenciana es la de "menor coste relativo" de las que la multinacional tiene en Europa.

Durante la rueda de prensa se habló de motores. La planta de Almussafes fabrica cuatro coches -es la única que lo hace- pero la producción de motores ha ido bajando en los últimos años. En la actualidad, de la factoría sólo sale un motor (I4) y además se trabaja a un turno cuando se esperaba que estuviera a pleno rendimiento. Esta situación es una de las principales preocupaciones de los sindicatos. Preguntado por el tema, Antonio Adés aseguró, en líneas generales, que no ha realizado en estos momentos ninguna reivindicación a la multinacional. El directivo recordó que los proyectos van llegando y que en los últimos cuatro años la planta ha recibido una inversión de mil millones de euros. Adés, asimismo, argumentó que no le preocupa "demasiado" si van a fabricar "motores, camiones o coches" mientras se mantenga la carga de trabajo.

Fami desaparece

La vigencia del convenio de Ford alcanza hasta 2008 y recoge, entre otras cuestiones, una subida salarial del IPC más el 0,5% cada año (con cláusula de revisión retroactiva), la transformación de fijos de los casi 600 trabajadores que han entrado en los dos años de aplicación del plan de prejubilaciones con relevo, así como una ampliación de este plan para los próximos años y que afectará a unas 1.400 personas.

Mientras, el sindicato de cuadros intermedios, que en la actualidad tenía unos 150 afiliados, decidió el sábado en asamblea disolverse. Famif se integrará ahora en UGT-PV. Famif -uno de los cinco sindicatos con representación tras UGT, CC OO, CGT y PUT- ha ido perdiendo fuerza en la planta y en las últimas elecciones sindicales logró el 2,8% de los votos, lo que le llevó a perder un delegado en el comité de empresa y quedarse con otro. El hasta ahora presidente de Famif, Miguel Garrido, explicó ayer que la pérdida de afiliación y la trayectoria de Famif -que existe desde que en 1982 fue creado como una mutua por parte de un grupo de encargados- en los últimos tiempos ha sido el detonante de la decisión. Garrido añade que UGT-PV tiene en la planta la Agrupación Técnicos y Cuadros, por lo que consideran sus intereses representados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0019, 19 de mayo de 2005.

Lo más visto en...

Top 50