Una muestra recoge la expansión urbana de Valencia a través de fotos y mapas desde 1563

La exposición de la Nau rastrea el crecimiento de la ciudad con piezas de gran tamaño

Arranca con el primer dibujo en perspectiva -en una viñeta de 1563- y no se detiene hasta la monumental entrada de las tropas nacionales en Valencia, en una fotografía aérea tomada el 30 de marzo de 1939. Representar la ciutat, inaugurada ayer en La Nau, es un rastreo por la historia moderna de la ciudad realizado con el rigor que se les supone a dos arquitectos, comisarios de la exposición. La muestra presenta la historia a través de piezas de grandes proporciones, y juega también al qué hubiera pasado de haberse ejecutado ciertos proyectos urbanos.

Un enorme dibujo en color del arquitecto Javier Goelrich, fechado en 1932, presenta la avenida del Oeste tal y como la diseñó, naciendo en la plaza de San Agustín y avanzando inmutable hasta el río, partiendo en dos, por el camino, el centro histórico de Valencia. En la propuesta, inspirada en la Gran Vía de Madrid, desaparece también la iglesia de Santa Catalina, incendiada poco antes, de la que sólo queda en pie la torre.

Representar la ciutat: València entre 1563 i 1929 tiene como comisarios a los arquitectos Amando Llopis y Luis Perdigón. Su origen es el CD Cartografía histórica de la ciudad de Valencia (Faximil ediciones digitales), un compendio de mapas históricos de la ciudad y de su entorno que permite, por ejemplo, ampliar a la escala de un solo edificio el mapa que el padre Tosca grabó en 1704.

La exposición recoge este material y lo amplía con dibujos, grabados y fotografías.

La primera pieza pertenece a una viñeta de Antoon van den Wijngaerde. La primera imagen conocida de la ciudad en la que se empleó la técnica de la perspectiva. Vienen después los grandes mapas de Antonio Manceli y Tosca, y las vistas dibujadas por retratadores de ciudades, exigentes en el rigor cartográfico, pero que dan una imagen armónica, idealizada de Valencia.

Recoge planos utilizados por los generales franceses para preparar el asalto a Valencia, a principios del siglo XIX; las distintas propuestas de ensanche urbano y la fotografía.

Con su llegada, dijo ayer Llopis, la manipulación de la ciudad resulta más difícil y ésta se muestra como es. Un espléndido montaje, basado en fotos de Juan Laurent del archivo de José Huguet, permite ver la Valencia de 1870, con el Turia lleno de agua, pedazos de muralla, paredes desconchadas y ropa tendida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0019, 19 de mayo de 2005.

Lo más visto en...

Top 50