Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Legados a la Universidad de Málaga los textos de un cónsul de EEUU que describen la Guerra Civil

William Whitaker Hamon, sobrino nieto del que fuera cónsul de EEUU en Málaga Edward Norton, donó ayer a la Universidad el acervo de manuscritos sobre la Guerra Civil que nutrieron la obra de su tío Muerte en Málaga, publicada por primera vez en España a finales del año pasado. Los archivos, ilustrados por fotografías de la época, conforman el material que cristalizaría más tarde en los diarios del diplomático, que relatan de manera prolija el estallido y desarrollo del conflicto bélico en la ciudad y que hasta 1999 no habían sido divulgados por ninguna editorial.

Uno de los artífices de su difusión en el país, el también descendiente de dignatarios, Enrique van Dulkem, explicó a los periodistas que el autor, tras algunas reticencias iniciales, decidió compartir su experiencia con algunos amigos en Estados Unidos, para los que editó cuatrocientos ejemplares. Desde entonces, las vivencias de Norton, que ejerció como director general de cuerpo de consulados norteamericanos, permanecieron custodiadas por sus familiares hasta que Van Dulkem, con el respaldo de la Universidad de Málaga, la Academia de Bellas Artes de San Telmo y la Fundación Unicaja, consiguió transmitirlas en Europa.

Lejos de la militancia de otros intelectuales como André Malraux o el cineasta Joris Ivens, los diarios del norteamericano suponen un testimonio despojado de connotaciones políticas en las que el autor elude "cualquier análisis de los hechos" en favor de la descripción testimonial, lo que para van Dulkem, supone "un valor añadido". Norton, que desempeñó labores de diplomacia en Málaga de 1909 a 1912 y de 1916 a 1919, "era un enamorado de la ciudad", donde retornó una vez concluida su trayectoria profesional, en 1929, para fijar su residencia, detalló su sobrino nieto.

En esta etapa fue sorprendido por la gestación y los primeros estertores del horror de un conflicto que decidió consignar en sus diarios, donde aparecen episodios de toda índole, además de hechos relacionados con algunas de las familias más conocidas de la época como los Gross. Asimismo, el libro, cuyas dos primeras ediciones en España están prácticamente agotadas, registra los esfuerzos de Norton por auxiliar a amigos y conocidos para lo que, "como muchos otros diplomáticos de la época", se valió su posición política, añadió Van Dulkem. La publicación de la obra comporta algunas diferencias con el original, como la permutación de las esquelas de los fallecidos por fotografías y artículos de la prensa del momento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de mayo de 2005