Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Filosofía residual

Hace unas semanas tuvieron ustedes a bien publicar una carta mía en la que defendía la inclusión de la educación para la ciudadanía como nueva asignatura en la educación secundaria. Lo que no sabía en ese momento, y ahora sí, es que el ministerio del ramo pretende tal inclusión a costa de la asignatura de ética y que además todas las asignaturas de filosofía casi desaparecerán del bachillerato.

Como nos recordaba hace muy poco desde estas mismas páginas Adela Cortina, es objetivo prioritario del saber ético y filosófico fomentar la reflexión, la crítica y el ejercicio de la razón pública. ¿Qué se pretende, pues? Parece que sólo se quiere indoctrinar en el conformismo con lo social y políticamente correcto a ciudadanos inocentones en lugar de formar personas pertrechadas de capacidades reflexivas, críticas y argumentativas.

Pido perdón por la ingenuidad de mi carta anterior a mis compañeros de instituto, que van a verse sin horas de docencia en aquello para lo que se especializaron; a mis compañeros de departamento, que a este paso verán languidecer la titulación universitaria de Filosofía (si los alumnos ignoran qué es la filosofía, obviamente no aspirarán a ser titulados en Filosofía); a los alumnos universitarios de Filosofía (mal lo llevan si pretenden vivir de la enseñanza), y, sobre todo, a las jóvenes generaciones en cuyo currículo tendrá una presencia residual un campo del saber tan importante para la formación de personas cultas y autónomas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de mayo de 2005