Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

¿Dónde encaja Jesús?

La muerte del papa Juan Pablo II y la elección del cardenal Joseph Ratzinger como papa Benedicto XVI han situado a la cristiandad en el centro de la escena mundial durante las últimas semanas. Muchos en el mundo cristiano se cuestionan el acierto de seguir eligiendo a cardenales europeos como papas, cuando la cristiandad parece estar desapareciendo con rapidez en ese continente. El nuevo Papa incluso se ha encargado de poner en tela de juicio "la dictadura del relativismo" en su homilía previa al cónclave, en una especie de crítica velada al creciente laicismo de Europa. Toda esta reflexión sobre el futuro de la cristiandad me ha hecho preguntarme: si Jesús tuviera que regresar hoy al mundo, ¿dónde se sentiría más cómodo, en el Estados Unidos temeroso del Señor o en la Europa sin Dios? Naturalmente, lo primero en lo que piensa uno es Estados Unidos, donde el relativismo laico es mucho menos influyente que en Europa. Al fin y al cabo, los estadounidenses somos los cristianos más devotos de todos los países industrializados del mundo. Seis de cada diez estadounidenses dicen que la fe participa en todos los aspectos de su vida. Un 58% de los estadounidenses reza al menos una vez al día y casi la mitad asiste a oficios religiosos una vez por semana.

Las convicciones religiosas de Estados Unidos son profundas. Más de una tercera parte de los estadounidenses creen que cada frase de la Biblia es la verdadera palabra de Dios y no simplemente una interpretación inspirada o historias inventadas. (El 93% de los estadounidenses tiene una Biblia.) El 45% de los estadounidenses cree que Dios creó al ser humano hace 10.000 años. Un 56% considera que creacionismo y evolución deberían ser impartidos en las escuelas. Un 65% cree en el demonio; un 82%, en el paraíso, y un 40% piensa que el mundo acabará en una batalla apocalíptica entre Jesús y el Anticristo. Mientras que 6 de cada 10 estadounidenses afirman que la religión es muy importante en su vida, en los países europeos, la religión apenas es un hecho en la vida cotidiana de la gente. En Alemania, sólo un 21% dice que la religión es muy importante para ellos, mientras que el porcentaje en Gran Bretaña cae a un 16%; en Francia, a un 14%, y en la República Checa, a un 11%. En Suecia y Dinamarca, las cifras son incluso inferiores, por debajo del 10%.

Aun así, lo que resulta totalmente sorprendente es que son los europeos quienes siguen más a menudo los pasos de Jesús, aunque sin duda se sentirían desconcertados, y quizá incluso molestos, con esa caracterización. Es cierto que no hay una sola mención a Dios en la Constitución europea que se está debatiendo actualmente en los 25 Estados miembros de la Unión Europea, pero cuando se trata de practicar lo que predicó Jesús, nuestros hermanos europeos quizá tengan algo que enseñarles a los fieles estadounidenses. Piensen lo siguiente: mientras yacía a punto de morir, Cristo suplicaba a Dios que perdonase a sus ejecutores "porque no saben lo que hacen". La creencia en el perdón y la redención es esencial en la doctrina cristiana: incluso el peor pecador puede salvarse. En su sermón en el monte, Jesús dijo: "Habéis oído que fue dicho a los antiguos: ojo por ojo y diente por diente. Pero yo os digo: no resistáis al malo. Más bien, a cualquiera que te golpea en la mejilla derecha, vuélvele también la otra".

Los europeos se han tomado en serio la idea de perdón y redención en la política pública. La pena capital ha sido abolida en los 25 Estados miembro de la Unión Europea. Aunque la UE ha sustituido la palabra rehabilitación por redención, laicizando así su moralidad, la intención sigue claramente las enseñanzas de Jesús. Por otro lado, en Estados Unidos, la gran mayoría de la gente -dos de cada tres personas- está a favor de la pena de muerte, y un 37% de todos los estadounidenses afirman creer en el "ojo por ojo", en lugar de poner la otra mejilla. Para muchos estadounidenses, la retribución triunfa sobre la rehabilitación. Actualmente, 38 Estados autorizan la pena de muerte y en los últimos 29 años han sido ejecutadas más de 800 personas.

¿Y qué hay de la guerra? Jesús dijo: "Benditos sean los conciliadores". Y Cristo va más lejos: "Habéis oído que fue dicho: amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos y orad por los que os maldicen y os persiguen". Jesús reprendía constantemente a sus seguidores para que depusieran la espada. Irónicamente, Estados Unidos, el país más cristiano del mundo, alardea de la mayor maquinaria militar de la historia. El gasto militar estadounidense por sí solo supera a los nueve mayores presupuestos de defensa juntos. Estados Unidos representa en la actualidad un 80% de la investigación y desarrollo militar del mundo y un 40% del gasto militar total. Por el contrario, la Unión Europea se fundó con el principio de librar "la paz perpetua". Y aunque se puede reprender legítimamente a la UE por su dependencia excesiva de EE UU para que protegiera sus intereses vitales de seguridad durante la guerra fría y, más recientemente, en las refriegas militares en Bosnia y Kosovo, no es menos cierto que los europeos se toman realmente en serio la idea de ser conciliadores. Durante la última mitad de siglo, los Estados miembro de la UE han facilitado un 80% de las fuerzas de pacificación en conflictos de todo el mundo. La UE también proporciona un 70% de todos los fondos de reconstrucción, un 50% de la ayuda total al desarrollo civil y un 47% de la ayuda humanitaria del mundo (EE UU sólo contribuye con un 36%).

Jesús dedicó muchos de sus sermones a la cuestión de servir a los menos afortunados y a los pobres. Uno de cada 16 versos del Nuevo Testamento está dedicado al tema de la repartición adecuada de la riqueza y a la protección de los miembros más débiles y pobres de la sociedad. Jesús dice: "El espíritu del Señor está sobre mí, por lo cual me ha ungido para que traiga buenas nuevas a los pobres. Me ha enviado para anunciar la redención a los cautivos y devolver la vista a los ciegos, para liberar a los oprimidos...". Estados Unidos se ha mantenido alejado de las enseñanzas de Cristo. Actualmente, EE UU está clasificada como la vigesimocuarta nación industrializada en disparidad de ingresos, es decir, el desfase entre los pocos ricos en lo más alto y la multitud de pobres en lo más bajo. Los 25 Estados miembro de la Unión Europea disfrutan de una distribución más equitativa de la riqueza. También hay más gente que vive en la pobreza en Estados Unidos que en los 16 países europeos de los que se dispone de datos. Un asombroso 22% de los niños de EE UU viven en la pobreza. EE UU actualmente se encuentra en la vi

-gesimosegunda posición, o penúltima, en pobreza infantil entre los países desarrollados, superado sólo por México. Lamentablemente, un 58% de los estadounidenses afirman que "es más importante perseguir los objetivos personales sin injerencia del Gobierno", mientras que sólo un tercio de los estadounidenses cree que "es más importante que el Gobierno garantice que no haya necesitados".

Jesús predicó la no violencia, pero en Estados Unidos, donde la asistencia a la Iglesia es la más elevada del mundo industrial, hay 250 millones de pistolas en circulación. No es de extrañar que el índice de homicidios en EE UU sea casi cuatro veces superior al de Europa. Todavía es más aterrador que los Centros de Control de Enfermedades de EE UU afirmen que las tasas de homicidio, suicidio y muertes relacionadas con armas de fuego entre la población infantil superan a las de los otros 25 países más ricos del mundo, incluyendo a las 14 naciones europeas más prósperas.

Por último, Jesús pide a los fieles que respeten y administren la creación. Los europeos, aunque mucho menos religiosos, han mostrado una mayor consideración por la protección de la biosfera, de la que depende toda la vida. Fue la Unión Europea la que abogó por el Tratado sobre el Calentamiento Global y el Tratado sobre la Biodiversidad, mientras que Estados Unidos se negó a refrendarlos. Muchos de los Estados miembro de la UE se han fijado como meta el cambio a la energía renovable y a la agricultura orgánica e incluso han reconocido los derechos de nuestros hermanos los animales ante la ley. EE UU no lo ha hecho. Todo ello plantea una pregunta: ¿cuál es la prueba definitiva de la vida moral, ir a la iglesia o practicar lo que predicó Jesús? ¿Están más vivas las enseñanzas de Jesús en Estados Unidos o en Europa? Es algo en lo que pensar.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción