Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ayuntamientos catalanes y franceses se asocian contra la línea de Bescanó

El manifiesto de El Portús considera el tendido "monstruoso, arcaico e ilegal"

El Portús (Francia)

El primer encuentro transfronterizo de entidades y ediles contrarios a la línea de alta tensión de 400 kilovoltios, celebrado ayer en la sala de fiestas de El Pertús, fue el escenario del acuerdo para crear una asociación opositora de municipios de ambos lados de la frontera. El manifiesto de El Portús califica el proyecto de "monstruoso, arcaico e ilegal". Ante la imposibilidad jurídica de que los municipios catalanes puedan adherirse a la potente asociación francesa, que reúne a 129 alcaldes, se acordó redactar los estatutos de una nueva asociación con vocación transfronteriza.

Los 27 alcaldes y representantes de municipios catalanes que asistieron a la reunión -entre los que había ediles de CiU, ERC, ICV y PSC- se comprometieron a integrarse en la nueva entidad, que se llamará Adecomun THT MAT (Asociación de Comunas y Municipios contra la Muy Alta Tensión), y realizaron un llamamiento para que otros ayuntamientos catalanes, afectados o no por el trazado, se sumen a la iniciativa.

La oposición en el lado francés es mucho mayor y cuenta entre sus filas con líderes municipales y regionales.

Una piedra en el jardín

Christian Bourquin, presidente del Consejo General de los Pirineos Orientales, acudió la reunión e insistió en su idea de convocar una consulta popular sobre el tema.

"Si la gran masa de la población se declara en contra, sería una piedra en el jardín del presidente de la República. El Gobierno no puede ir contra una parte de su pueblo", aseguró.

Bourquin admitió que la consulta popular no sería vinculante y que, de momento, están presentando batalla jurídica al Gobierno, al que correspondería autorizarla.

El alcalde de Perpiñán, Jean Paul Alduy, se comprometió a combatir la línea "con la máxima energía" y reclamó que la interconexión pirenaica se reparta incrementando la tensión de todas las líneas eléctricas que atraviesan los Pirineos.

Alduy no confía demasiado en un referéndum departamental. "A los ciudadanos de los municipios no afectados directamente, el asunto no les interesa nada", advirtió. Alfons Quera, alcalde de Agullana y diputado de ERC, aseguró que se ha lanzado "una campaña de intoxicación con actitudes poco democráticas para manipular a la ciudadanía" y, al igual que otros ediles, calificó de "hecho histórico" la reunión transfronteriza.

Más lejos fue Paulí Fernández, de CiU, alcalde de Vilafant, quien agradeció la "valentía" de los alcaldes catalanes presentes en El Portús a pesar de las "dificultades y presiones" que deben soportar.

Algunos ediles presentes ayer admitieron que algunos colegas habían recibido "indicaciones" de CiU y el PSC, que apoyan la construcción de la línea, para que no acudieran al acto o, como mínimo, no firmaran ningún documento.

El manifiesto de la reunión estaba firmado únicamente por las plataformas opositoras catalano-francesas.

Movilizaciones

Enric Pardo, concejal de ICV en el Ayuntamiento de Girona, gobernado por el tripartito, se mostró convencido de que el pleno municipal votará a favor de adherirse a la asociación contra la línea. Pere Bosch, alcalde de Banyoles y representante de Medio Ambiente en la Diputación de Girona, confía en conseguir rápidamente las adhesiones de una treintena de municipios catalanes.

Bosch aseguró en su intervención pública ante los reunidos que la línea es "un ataque contra el territorio orquestado por dos Estados".

Pere Bosch añadió satisfecho: "Ya era hora de que dejáramos de mirar unos a París y otros a Madrid, y nos uniéramos contra esta agresión"

La alcaldesa de El Portús, Michelle Vert-Nibet, que puso a la policía municipal a repartir un aperitivo entre los 200 asistentes, aseguró que en Francia los alcaldes y el Gobierno regional son "una piña" contra la línea.

Los opositores al tendido confían en que la manifestación convocada para el próximo 22 de mayo en La Jonquera, la víspera de una reunión gubernamental hispano-francesa en Barcelona, constituya una gran demostración de fuerza popular contra el citado proyecto energético. Para entonces ya podrían estar redactados los estatutos de la nueva asociación de alcaldes de carácter transfronterizo.

RTE descarta los tendidos submarinos y aéreos

En la web de la compañía de la red eléctrica francesa, RTE, se expone el tipo de pilones usados en las líneas de alto voltaje y un largo comentario para rebatir las dos alternativas que se manejan a la línea área: su soterramiento o su paso por el mar.

Según la citada empresa, el soterramiento comporta los siguientes inconvenientes: el coste se multiplica por 10, sólo es aconsejable en distancias cortas -señala que en Francia se ha usado en distancias de unos dos kilómetros- aumenta la temperatura a nivel del suelo y ello afecta tanto a las circulación de acuíferos como a la flora y fauna del lugar, y debe mantenerse un corredor de 14 metros de ancho sobre la línea sin vegetación ni construcciones.

La misma página se dedica a desgranar los argumentos contra el trazado submarino: serían 160 kilómetros, una distancia que provoca graves pérdidas reactivas en el transporte de la energía y exige dos estaciones de conversión de varias hectáreas a su salida a la superficie. También lo descartan por el impacto ecológico en la fauma marina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de mayo de 2005

Más información