Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gallardón amplía a 14 centros de salud la distribución gratuita de la píldora poscoital

El Ayuntamiento garantiza la prescripción todos los días de la semana sin límite de edad

Los 14 centros de salud que el Ayuntamiento gestiona en otros tantos distritos de la capital dispensarán gratuitamente la píldora poscoital (que impide el embarazo) a partir del próximo 5 de mayo a cualquier mujer que la pida, previa consulta con un médico. La medida funciona desde noviembre en el Centro de Salud Joven, pero sólo se daba a las menores de 21 años. En mayo se extenderá a todos los centros municipales y a todas las edades. En estos cinco meses el Centro Joven ha dispensado gratis la píldora a 2.700 jóvenes (el 40% de ellas menores de 18 años).

A partir del próximo jueves, las mujeres que teman haber quedado embarazadas tras una relación sexual de riesgo podrán acudir -sólo de lunes a viernes- a cualquiera de los 14 centros municipales de salud (ver gráfico) y pedir que un médico les prescriba y les dé, gratuitamente, la píldora del día siguiente o píldora poscoital. Uno de esos centros, el de Puente de Vallecas, estará abierto también los domingos por la mañana, según explicó ayer el concejal de Seguridad y Servicios a la Comunidad, Pedro Calvo Poch.

La píldora poscoital, que evita el embarazo si se toma en las primeras 72 horas tras la relación sexual, cuesta en las farmacias 18 euros. Desde el pasado 30 de noviembre se dispensa gratuitamente, todos los días de la semana, en el Centro de Salud Joven que el Ayuntamiento tiene en el número 8 de la calle de las Navas de Tolosa, junto a la plaza de Callao. Pero este centro está dirigido, teóricamente, sólo a los jóvenes de entre 10 y 20 años (aunque en estos cinco meses ha atendido a 3.700 usuarios de esa franja de edad y también a 700 mayores de 21).

El Ayuntamiento elimina el límite de edad y dará la píldora a cualquier mujer que lo pida (previa consulta con un médico): de lunes a viernes, en los 14 centros municipales de salud y en el Centro de Salud Joven; los sábados, sólo en el Centro Joven, y los domingos, en el Centro Joven si la chica tiene menos de 21 años y en el centro municipal de Puente de Vallecas si tiene más de 21.

A criterio del médico

El gerente del organismo municipal Madrid Salud, José Manuel Torrecilla, matizó que, aunque la píldora se dará a todas las mujeres que la pidan (y según el médico la necesiten), será el doctor que las atienda quien decida si se les da gratis o, en caso de considerar que tienen recursos para comprarla, se limite a extenderles la receta. No concretó en qué se basará el médico para decidir eso.

El Ayuntamiento tiene presupuestado este año 180.000 euros para adquirir las 15.000 píldoras que, según calcula, serán suficientes para atender la demanda (el año pasado, 12.000 jóvenes pidieron en los centros municipales que les prescribieran el fármaco para después comprarlo).

Además, el concejal Pedro Calvo firmó ayer un convenio con la Asociación de Planificación Familiar de Madrid para que el centro que ésta tiene en el número 86 de la calle de San Vicente Ferrer abra los domingos por la mañana y atienda las consultas de los mayores de 21 años. Este centro recetará la píldora poscoital para poder adquirirla en una farmacia, pero no la dispensará. El Ayuntamiento subvencionará a la asociación con 12.000 euros.

"Vamos por el buen camino", afirmó el concejal de Seguridad. Calvo subrayó -en medio de la polémica por la negativa de algunos alcaldes del PP a celebrar bodas entre homosexuales- que las administraciones están obligadas a prestar los servicios que demanda la sociedad, dejando la moral a un lado. "En cuanto a la cultura sexual, yo sólo mando sobre la mía propia. Como responsable político ofrezco un servicio, y cada uno que haga uso de él según le dicte su moralidad", explicó el edil popular. Y añadió: "Si un problema de objeción de conciencia me impidiera prestar un servicio público, lo normal es que yo dejara de ser responsable público".

Los grupos de oposición aplaudieron la decisión de dispensar la píldora poscoital gratis, pero afirmaron que la medida llega tarde. La concejal socialista Carmen Sánchez Carazo lamentó que "haya tenido que pasar tanto tiempo hasta que el gobierno de Alberto Ruiz-Gallardón (PP) se ha decidido a dar un servicio tan útil", y reclamó más política educativa: "Las marquesinas, los chirimbolos, los autobuses, deben servir para informar sobre cuestiones de educación sexual y sanitaria", propuso. Julio Misiego, de IU, criticó que durante los fines de semana, cuando más demanda hay, sólo permanezcan abiertos el Centro Joven y, los domingos, el de Puente de Vallecas.

La presidenta del Gobierno regional, Esperanza Aguirre, afirmó que ella no tiene "nada que decir" sobre la dispensación de la píldora poscoital, siempre que exista una consulta previa con un médico y éste prescriba la receta. "Porque se trata de un medicamento", recordó.

18 solicitudes cada día

En los cinco meses que lleva abierto el Centro de Salud Joven del Ayuntamiento, sus 17 trabajadores han atendido a 6.000 jóvenes. De esta cifra, más de 2.300 eran ya usuarias de otros centros municipales, y ninguna pidió la píldora poscoital.

De los 3.682 usuarios "nuevos", la mayoría eran chicas de 18 años que acudieron al centro, con su pareja o con amigas, para pedir la píldora. Fueron dispensadas 2.670 píldoras poscoitales (una media de 18 diarias): el 40% a adolescentes menores de edad y un 7% a menores de 16 años. Ninguna chica ha acudido por segunda vez a pedir este fármaco. El Ayuntamiento ha implantado un sistema informático para tener conectadas las historias clínicas de los usuarios de los centros municipales, y evitar así que las adolescentes abusen de la píldora del día siguiente.

La inmensa mayoría de los usuarios que han acudido al Centro Joven son de Madrid. La estadística señala que sólo hay un 1% de usuarios inmigrantes, pero los responsables municipales aseguran que últimamente las consultas de jóvenes extranjeros han alcanzado el 20%.

El Centro Joven realiza también, desde el mes pasado, las pruebas del virus del sida: ninguna de las 107 pruebas efectuadas dio positivo.

Para poder dispensar la píldora, el Ayuntamiento tuvo que constituir un "servicio de farmacia propio", previa autorización de la Comunidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de abril de 2005

Más información