Agredido en una marcha el presidente de Nicaragua

Agencias

El presidente de Nicaragua, Enrique Bolaños, salió ileso el martes de una agresión con piedras, bolsas de agua y basuras lanzadas por grupos de manifestantes que protestaban contra el plan oficial de incremento de las tarifas del transporte público. El que sí resultó herido fue su hijo -que lleva el mismo nombre que su padre- y asesor personal de Bolaños, que tuvo que ingresar en el hospital por una brecha en la cabeza.

Miles de estudiantes, miembros de la Confederación Nicaragüense de Trabajadores y empresarios del transporte público tomaron las calles de Managua el pasado lunes para protestar contra la subida de los precios. El martes la capital estaba paralizada y las manifestaciones se extendieron al norte y al este del país. El presidente Bolaños, de 76 años, quiso conversar con manifestantes concentrados a unos 200 metros de la Casa Presidencial. La respuesta fue violenta: "Que se vaya", gritaron los manisfestantes al presidente antes de agredirle.

Nada más recuperarse, Bolaños puso en estado de alerta a la policía y al Ejército y aseguró que no iba a dimitir. El lunes, 96 de los 152 alcaldes del país, en su mayoría miembros del partido sandinista (oposición), pidieron que el presidente renuncie a su cargo.

La calma parecía haber vuelto ayer en las calles de Managua, donde al menos 17 personas resultaron heridas en las manifestaciones y otras 68 fueron detenidas desde el pasado lunes.

Enrique Bolaños Abaunza, hijo del presidente de Nicaragua, tras ser agredido el martes por los manifestantes.
Enrique Bolaños Abaunza, hijo del presidente de Nicaragua, tras ser agredido el martes por los manifestantes.EFE

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 27 de abril de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50