Un 32% de alumnos de modelo D suspende un examen de euskera con baremo europeo

Los estudiantes de modelo B obtienen peores resultados, con sólo un 33% de aprobados

Un 32% de los estudiantes de 16 años de modelo D (íntegramente en euskera con el castellano como asignatura) ha suspendido una prueba para conocer su nivel de conocimiento de la lengua vasca diseñada teniendo en cuenta los niveles de exigencia europeos. Los criterios que se han seguido en esta evaluación de carácter experimental son los establecidos por la Asociación de Examinadores de Lenguas de Europa. Se trata de la primera prueba que realiza el Departamento de Educación con este nivel de exigencia internacional, similar al que habitualmente tienen que pasar los estudiantes para obtener el First Certificate de inglés.

Los resultados son aún peores cuando se analiza el modelo B (la mitad de asignaturas se imparten en euskera y la otra mitad en castellano), donde sólo el 33% de los estudiantes ha aprobado la prueba. Los exámenes se realizaron entre los meses de noviembre y diciembre pasados a 1.191 alumnos de 4º de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) de los modelos B y D de 63 colegios públicos y privados de la comunidad. En cuanto al modelo A (en castellano con el euskera como asignatura), los alumnos que se presentaron no consiguieron pasar la prueba piloto que daba acceso al examen definitivo.

Hasta ahora, la consejería había evaluado a los alumnos de manera interna y comparando entre los modelos para conocer el nivel de conocimiento de los estudiantes de las dos lenguas cooficiales, el euskera y el castellano. El salto que se ha dado ahora es de envergadura y dibuja un preocupante panorama para el sistema educativo vasco en lo que precisamente debería ser uno de sus puntos fuertes, el euskera.

A pesar de los malos resultados, la consejera de Educación en funciones, Anjeles Iztueta, aseguró ayer al presentar los datos que no suponen ninguna "sorpresa" y calificó de "aceptable" el nivel de aprobados en modelo D (68%) y de "bajo" el del B (33%). "El valor de la prueba reside en que se ha realizado teniendo en cuenta los criterios internacionales de exigencia. Ahora disponemos de un diagnóstico. Está claro que hay mucho que mejorar en los modelos lingüísticos", reconoció.

El objetivo final del departamento es instaurar esta prueba con carácter oficial para los alumnos que finalizan la Secundaria. Aún está por determinar en qué curso se llevará a cabo. La pretensión es crear un certificado oficial de euskera que podrán obtener los estudiantes al finalizar la enseñanza obligatoria. En la actualidad, existe el título EGA, pero su exigencia es muy alta como para conseguirlo a los 16 años.

Cursos para profesores

La prueba realizada a los alumnos de 4º de Secundaria se componía de cinco apartados: lectura, escritura, comprensión oral, expresión oral y conocimiento lingüístico. Los estudiantes debían demostrar desde su comprensión de textos en prosa hasta poseer un vocabulario amplio sobre temas generales y próximos. Con los resultados aún muy calientes, la consejera en funciones anunció, entre otras medidas, la definición de los conocimientos mínimos de euskera que los alumnos deberán alcanzar en cada una de las etapas educativas: a los 8, 12, 14 y a los 16 años.

Iztueta también resaltó la necesidad de mejorar la calidad del euskera del profesorado, para lo que se reforzarán los cursos específicos de perfeccionamiento. La reforma de los modelos lingüísticos para que todos los niños consigan dominar el euskera y castellano cuando finalicen la educación obligatoria a los 16 años es otro planteamiento que está sobre la mesa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS