Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un vecino de San Lorenzo mata a su vecina y hiere de un disparo a la sobrina de ésta

La Guardia Civil detiene al homicida, que permaneció en el lugar del crimen

Tarde trágica en San Lorenzo de El Escorial. Una mujer de esta localidad, Marlene de Block Gounu, de 60 años, murió ayer tras recibir un disparo de escopeta en el pecho, descerrajado por un vecino suyo, César Fernando Ramos Alonso, de 66 años. Éste roció después a la víctima con gasolina y la prendió fuego. También pegó un tiro en el brazo izquierdo a la sobrina de Marlene, una niña de 14 años. Los vecinos avisaron al teléfono de emergencias 112, lo que permitió que el presunto homicida fuera detenido por guardias civiles. Los investigadores creen que Ramos sufrió un rapto de locura.

Los hechos de produjeron sobre las 17.50, cuando la mujer, de origen holandés, caminaba con su sobrina de regreso a su casa, por la confluencia de las calles del Pozo de la Nieve y Fray Luis de León, en la parte alta de San Lorenzo de El Escorial. De repente, César Fernando Ramos salió de su casa empuñando una escopeta de caza para la que tenía licencia de armas en vigor. Sin mediar palabra, se dirigió hacia la mujer y le descerrajó un tiro que le alcanzó de lleno en el pecho.

La mujer cayó malherida en medio de un gran charco de sangre. Acto seguido, el hombre encañonó a la sobrina de la víctima y volvió a hacer fuego, presa de su furia homicida. El disparo le alcanzó en el antebrazo izquierdo, lo que le produjo a la niña un enorme boquete. La adolescente salió corriendo, mientras sangraba abundantemente. Gritaba para pedir auxilio y presa del pánico, según los vecinos. "Llevaba en el brazo un boquete en el que cabía una pelota de golf", señaló Guillermo, un vecino del lugar.

El agresor entró en su vivienda y cogió una garrafa de gasolina con la que roció a la mujer que permanecía malherida en el suelo. Acto seguido la prendió fuego. Marlene de Block intentó protegerse del ataque, pero fue inútil. Mientras estaba ardiendo, su asesino la roció con más gasolina, por lo que fue imposible que se zafara de las llamas. "Ha sido impresionante. Las llamas han alcanzado por lo menos 15 metros de alto. Al principio, no hemos sabido qué pasaba. Parecía una explosión", explicó una vecina de la calle del Pozo de la Nieve.

En ese momento llegó el hermano del homicida, que empezó a preguntar qué ocurría y por qué estaba haciendo eso. "Le ha mirado con miedo y sin saber lo que tenía que hacer porque no sabía cuál iba a ser la reacción del hermano", añadió otra vecina.

Las llamas y los chillidos de la niña alertaron al vecindario, que se asomó a las ventanas a ver qué ocurría. "Si llega a haber más gente en la calle, seguro que habría habido más víctimas. Nos podía haber tocado a cualquiera de nosotros", comentaban anoche los residentes de este barrio de San Lorenzo de El Escorial.

El teléfono de emergencias 112 recibió tres llamadas alertando de lo sucedido. Al lugar se desplazaron dos unidades de los bomberos de la Comunidad de Madrid, que hallaron a la mujer todavía envuelta en llamas. Cuando extinguieron el fuego, la mujer había fallecido como consecuencia del humo inhalado y de las graves quemaduras sufridas. Los facultativos de una UVI móvil del Summa sólo pudieron certificar la muerte de la mujer, según un portavoz de Emergencias 112.

Después atendieron a la niña, que sufría fuertes desgarros musculares y posible afección en el hueso del antebrazo izquierdo. Tras estabilizar a la herida, fue trasladada en la UVI a la explanada junto al monasterio del Escorial , donde la recogió un helicóptero medicalizado y la llevó al servicio de urgencias del hospital Doce de Octubre, en la capital. Los médicos temen que la pequeña pueda perder parte del brazo izquierdo, dada la gravedad de las heridas sufridas.

Al lugar también acudieron guardias civiles que detuvieron a César Fernando. Éste no opuso resistencia. Permanecía en el lugar de los hechos. Prácticamente no habló. Tan sólo dijo: "Es que con estas amas de casa..." Después, permaneció serio, muy frío y ajeno a lo que acaba de hacer.

16 homicidios

El homicidio de la vecina de San Lorenzo de El Escorial Marlene de Block, de 60 años, eleva a 16 las muertes violentas registradas en la región en lo que va de año. Esto supone una cifra inferior a la del mismo periodo de 2004, en el que ya se habían producido 21 asesinatos.

De Block es la segunda mujer asesinada en la región este año. La primera fue Isabel Sánchez Blanco, de 43 años, hallada muerta el 30 de marzo en su vivienda, en la calle de Valdetorres del Jarama (distrito de Hortaleza). La víctima había sido estrangulada por su pareja, el médico traumatólogo F. L. G. M., de 48 años.

La muerte violenta de ayer es también la segunda que se produce en el territorio controlado por la Comandancia de la Guardia Civil (los 164 municipios de menos de 50.000 habitantes). El primero ocurrió el 3 de enero pasado en Arroyomolinos, donde fue encontrado muerto un hombre de nacionalidad colombiana. Este caso, al igual que el de ayer, ya está resuelto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de abril de 2005

Más información