Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Estacionamiento del Doce de Octubre

Debido a problemas de artrosis acudo diariamente a sesiones de fisioterapia en el hospital 12 de octubre. Es vergonzoso que, en el trayecto que realizo para llegar como peatón, dentro ya del complejo hospitalario, cada día debo de transitar por tramos de calzada, con el peligro que esto conlleva, ya que los coches permanecen aparcados con total impunidad en las aceras. Ignoro de quién es la responsabilidad, Ayuntamiento, ciudadanía, etc., aunque se me antoja que debe de ser compartida, pero el resultado es el antes dicho.

Incívicos los ciudadanos, porque queremos llevar el coche hasta la puerta de donde vamos (existen barrios en la zona a 5 minutos andando en los que no hay dificultad para aparcar) y además prescindimos del transporte público que tanto facilitaría los accesos. Irresponsable el Ayuntamiento, que consiente el destrozo de aceras y zonas verdes en el complejo hospitalario y no envía a la policía a retirar los coches mal aparcados, como hace en otras zonas de la ciudad. El uso de la grúa supondría una fuente de ingresos no desdeñable.

También actúan de forma negligente los responsables del centro hospitalario, ya que conocen y consienten la situación. No sería la primera vez que no es accesible el recinto para los bomberos al declararse un incendio.

Espero que en el diseño del futuro complejo hospitalario los gestores, conocedores de los problemas, hayan contemplado la construcción de plazas de aparcamiento suficientes para asumir el volumen de coches que reciben.

A los ciudadanos incívicos, decirles que sólo las personas con dificultades en la movilidad y que hemos tenido que utilizar sillas de ruedas nos damos cuenta de los problemas que supone el aparcamiento en pasos de cebra, aceras y bajadas de las mismas, y a ellos, con buenas piernas en la mayoría de los casos, no les sería una gran molestia el aparcar a cinco minutos andando hasta que ideen los coches plegables para guardarlos en el bolsillo.

Gracias a los que se comportan de forma cívica para beneficio del prójimo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de abril de 2005