Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez que preside un jurado lo disuelve por estar 'contaminado' por el público

La magistrada de Barcelona Concepción Sotorra disolvió ayer el Tribunal del Jurado que, presidido por ella, juzgaba un caso de asesinato, después de que una mujer del jurado relató que una persona que asistía al juicio le realizó comentarios sobre los dos acusados. La mujer comentó lo ocurrido a otros miembros del jurado, que decidieron contárselo a la magistrada, quien disolvió el jurado por contaminación.

Los abogados defensores, así como el fiscal y el resto de las acusaciones, coincidieron con la magistrada-presidenta en que ese hecho suponía una contaminación del jurado que afectaba a su imparcialidad, por lo que la vista oral no podía continuar, sino que había de anularse, disolverse el jurado y elegir a otras personas para volver a juzgar el caso. Fuentes judiciales explicaron ayer que ésta es la primera vez, desde la puesta en marcha, en 1995, del sistema de jurado en España, que éste se disuelve por contaminación.

La Ley Orgánica del Tribunal del Jurado no incluye entre los motivos de disolución la posible falta de imparcialidad de sus miembros de forma sobrevenida. Según las fuentes citadas, en este caso se aplicó la jurisprudencia respecto a los jueces de carrera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de abril de 2005