Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EN BUSCA DE UN PAPA | Preparativos del cónclave

El silencio impuesto por Ratzinger dispara los rumores sobre los 'papables' antes del cónclave

Los expertos creen que la elección del sucesor de Juan Pablo II durará entre dos y cuatro días

El silencio informativo impuesto por el influyente cardenal Joseph Ratzinger ha llegado a sus máximas cotas en vísperas del inicio del cónclave. Prohibidas las entrevistas, silenciado el contenido de los debates de los cardenales en las congregaciones generales, los medios de comunicación se nutren de pequeñas filtraciones o noticias recogidas en Internet, no siempre fiables ni desinteresadas, como las que han circulado sobre la presunta diabetes del cardenal indio Ivan Dias o un supuesto internamiento del patriarca de Venecia, Angelo Scola, en una clínica psiquiátrica de Lugano.

Nadie sabe lo que ocurre entre los muros vaticanos. Cámaras y fotógrafos han recogido el ir y venir de los cardenales a la Sala del Sínodo, donde se celebraban hasta ayer las congregaciones generales. Pero a las imágenes no les ha acompañado el conocimiento de lo tratado en estas reuniones. Ni siquiera se difundió el jueves la homilía pronunciada por el padre Raniero Cantalamessa, predicador pontificio, ante los 142 cardenales que asistieron a la congregación. De la reunión de ayer sólo trascendió que había sido algo menos numerosa (138 cardenales), aunque sí se hizo público el mensaje preparado por Juan Pablo II para las jornadas misioneras.

Los vaticanistas veteranos recuerdan con nostalgia la abundancia de datos de que dispusieron en los dos cónclaves de 1978. Para hacer frente a esta sequía -de la que casi todos culpan al cardenal Joseph Ratzinger- se recurre a todas las fuentes posibles, algunas de ellas totalmente tóxicas.

Como en cualquier campaña electoral -con permiso del Espíritu Santo-, los candidatos y los partidos que les apoyan luchan entre sí, no siempre con armas lícitas. Se repasan las biografías de los principales papables en busca de zonas de sombra, se difunde tal o cual aspecto menos agradable y se desliza como un sutil veneno en el río revuelto de la información paralela al precónclave.

Entre las víctimas de esta antigua práctica -que tuvo su esplendor en el renacimiento- figuran desde el cardenal Ratzinger, acusado de haber pertenecido en su día a las Juventudes Hitlerianas, hasta dos recientes papables, el cardenal indio Ivan Dias, del que se ha dicho que padece diabetes, y el de Venecia, Angelo Scola, que habría pasado una etapa ingresado en una clínica psiquiátrica de Lugano, según algunos medios.

Gino Belleri, al frente desde hace 47 años de la Librería Leonina, prácticamente dentro del Estado Vaticano y experto conocedor de la curia, se ha hecho portavoz de los dos principales damnificados. "El cardenal Ivan Dias no ha padecido nunca diabetes, ni el patriarca de Venecia ha estado nunca ingresado en una clínica psiquiátrica. Son falsedades imperdonables", dijo el anciano librero en un foro sobre el cónclave. Belleri recordó los efectos mortíferos de este tipo de infundios, o verdades tergiversadas (Scola padeció una depresión en sus años de estudiante universitario), en anteriores cónclaves. Por ejemplo, el cardenal Sergio Pignedoli, quedó fuera de juego en 1978 por una campaña calumniosa que le calificaba de homosexual.

Aquel segundo cónclave, en el que fue elegido Karol Wojtyla, duró tres días. La mayoría de los observadores y expertos cree que el que se inicia el próximo lunes tendrá también una duración de entre dos y cuatro días y medio, es decir, requerirá entre seis y catorce votaciones aproximadamente. La idea general, a partir de algunas filtraciones de los purpurados, es que no será brevísimo porque la Iglesia no quiere dar una impresión de superficialidad, pero tampoco largo, para que no parezca que existen disensiones internas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de abril de 2005