Elecciones en el PaísVasco

Rajoy: "Zapatero es hoy el más peligroso de los nacionalistas"

San Gil pide el voto a los que no quieren que ETA esté en el Parlamento

Mariano Rajoy y María San Gil compartieron ayer el mitin de cierre de campaña de los populares con mensajes dirigidos, a partes iguales, contra los nacionalistas del PNV por su plan Ibarretxe, y contra los socialistas y su líder, José Luis Rodríguez Zapatero, por "haber claudicado" ante los nacionalistas y "por permitir que Batasuna pueda estar presente en el Parlamento vasco". Rajoy afirmó que Zapatero "se ha convertido en el más peligroso de los nacionalistas, el que imita y no sabe para qué quiere ser nacionalista".

"Hay las mismas pruebas con EHAK que había para ilegalizar Batasuna"
Más información
BLOC DE CAMPAÑA
El País Vasco celebra hoy unas elecciones marcadas por la presencia de EHAK

En el Polideportivo Sansomendi de Vitoria, con breves intervenciones de Alfonso Alonso, alcalde de Vitoria; María San Gil, candidata del PP a lehendakari, y Mariano Rajoy, líder de ese partido, los populares hicieron un último esfuerzo por vencer a las encuestas, que pronostican una considerable caída de su voto hasta dejarles como tercera fuerza política. Los tres dieron por hecho que el domingo San Gil ganará las elecciones porque, según Rajoy, "es la candidata de la gente normal" y tiene "el discurso del futuro y del sentido común".

Tanto Rajoy como San Gil reiteraron sus reproches al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, porque el Ejecutivo diga que no hay pruebas suficientes como para instar a la ilegalización del Partido Comunista de las Tierras Vascas (EHAK en sus siglas en euskera).

"Ya lo creo que hay pruebas. Las mismas que había cuando se impidió que Batasuna acudiera a las elecciones", clamó Rajoy entre los aplausos de su público. El líder del PP dio sus tres motivos para que el presidente Zapatero no haya instado a la ilegalización: "Es una decisión que sólo se explica por su debilidad, por su interés o por su frivolidad". Y ello debido, según él, a "que le ha dado un incomprensible ataque de nacionalismo", al precio "de abandonar sus ideas y las creencias por las que muchos socialistas han luchado mucho tiempo".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Rajoy también dirigió una batería de críticas al PNV, una de ellas en una de las conexiones en directo en televisión para los espacios electorales, que incluyó un lapsus: dijo que el País Vasco lleva más de 20 años de gobiernos socialistas. Inmediatamente rectificó con la broma de que ya no se distingue entre el nacionalismo y el socialismo del presidente Zapatero.

El líder popular preguntó al lehendakari, Juan José Ibarretxe, "por qué no se ocupa de la libertad de los vascos en vez de presentar planes para romper con España". Y dijo que estas elecciones son "decisivas" para arrumbar el plan Ibarretxe. "Es una exigencia democrática parar un disparate de estas proporciones", aseguró, y eso, a su juicio, "sólo puede hacerlo María San Gil".

La candidata, que se emocionó al subir al escenario, pidió el voto "a los socialistas que no quieren que Batasuna esté ni un día más en el Parlamento vasco", y a "los nacionalistas que no quieren plan Ibarretxe, ni confrontación, ni pactos con Batasuna". Dijo que quería su voto "prestado" y que prometía "no hacer cosas raras con él". San Gil solicitó a socialistas y nacionalistas vascos "un voto crítico y reflexivo para empezar a construir una Euskadi mejor". Prometió hacerlo "sin confrontar, ni dividir, ni hacer Gobiernos frentistas". Y, sobre todo, pidió que "nadie se quede en casa pensando que esto no tiene remedio".

Horas antes, en la inauguración de una nueva sede del PP en La Guardia, Rajoy lamentó que el PSOE se haya desmarcado de la unidad de los constitucionalistas que sí hubo en las elecciones de 2001. "Lamentamos que a esa alternancia, que hoy simboliza casi en exclusiva María San Gil, no se haya querido sumar el PSOE". El líder del PP afirmó que ése ha sido "el primer error" de los socialistas. El segundo, según él, ha sido "hacer mimetismo del nacionalismo". El tercero, y "enorme y más grave error ha sido no haber impedido también que ETA se presente en el Parlamento vasco".

Por la mañana, la candidata popular protagonizó el último acto de campaña previo al mitin final en el Parque de La Florida de Vitoria. Rodeada por los todos miembros de las candidaturas de Álava, Guipúzcoa y Vizcaya, San Gil insistió en la importancia que tiene, en esta ocasión, razonar y meditar el voto. Y apeló a los nacionalistas y socialistas preocupados, o por la "radicalidad" de Juan José Ibarretxe, o por la "deriva nacionalista" de Patxi López, para que le "presten", al menos durante cuatro años, su "voto crítico" para construir un "modelo de convivencia, libertad y progreso".

Por otra parte, 80 profesores universitarios vascos, que imparten docencia en universidades dentro y fuera de Euskadi, dieron a conocer un manifiesto de apoyo a la candidata popular. En él, afirman: "Siendo clara nuestra apuesta por la alternancia política, preferimos apoyar a quien la garantiza: María San Gil". Entre los firmantes se encuentran, Mikel Azurmendi, Edurne Uriarte, Mikel Buesa, Jon Juaristi, Carlos Fernández de Casadevante y Joaquín de Paul Ochotorena.

María San Gil y Mariano Rajoy, durante el mitin de cierre de campaña en Vitoria.
María San Gil y Mariano Rajoy, durante el mitin de cierre de campaña en Vitoria.PRADIP J. PHANSE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS