Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tripartito catalán apoya el criterio del Gobierno sobre financiación

CiU desdeña la oferta de Jordi Sevilla y la tacha de "tomadura de pelo"

Los partidos integrantes del Gobierno tripartito catalán aplaudieron ayer el compromiso del ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, de equiparar paulatinamente los ingresos por habitante de las comunidades de régimen común con las forales. Partit dels Socialistes, Esquerra Republicana e Iniciativa coincidieron en señalar que la oferta de Sevilla supone un cambio de actitud por parte del Gobierno, que se acerca así a los planteamientos del Ejecutivo catalán sobre el nuevo sistema de financiación.

El secretario general de Esquerra Republicana de Catalunya, Joan Puigcercós, celebró la "mayor receptividad" del Gobierno, mientras el presidente de Iniciativa, Joan Saura, habló de "avances importantes" que permiten ser "optimistas" sobre la reforma de la financiación. Los grupos del tripartito trabajan estos días para cerrar una propuesta en este sentido. Tanto Saura como el consejero de Economía de la Generalitat, el socialista Antoni Castells, subrayaron que las negociaciones avanzan satisfactoriamente.

Aún más entusiasta que el tripartito fue el líder del PP catalán. Para Josep Piqué, las palabras de Sevilla coinciden "exactamente" con las propuestas de su grupo. Convergència i Unió se quedó, por tanto, sola al desdeñar la oferta del ministro. Artur Mas, presidente de la federación nacionalista, que estuvo 23 años al frente de la Generalitat, se mofó de los plazos -de entre 15 y 20 años- fijados por Sevilla para igualar los ingresos por habitante de todas las comunidades y los calificó de "tomadura de pelo".

Mas acusó a los socialistas de "echar marcha atrás" en sus promesas a raíz de unas declaraciones del secretario de Política Autonómica del PSOE, Alfonso Perales, quien afirmó que el Estatuto catalán no debe poner "límites" a la solidaridad con España ni tampoco obligar a reformar leyes orgánicas. Saura replicó que no se trata de poner límites sino de "establecer principios reguladores".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de abril de 2005