Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iberdrola abre una central térmica en el límite de Toledo con Madrid

La planta mejorará el suministro eléctrico, según la compañía

La compañía Iberdrola ha puesto en marcha el proceso de sincronización a la red de una nueva central de ciclo combinado, con una potencia instalada de 400 megavatios, en el término municipal de Villaseca de la Sagra (Toledo), en el límite con Madrid. Según la empresa, la planta mejorará el suministro a la región madrileña por su ubicación estratégica. El próximo junio la central dará ya servicio comercial.

MÁS INFORMACIÓN

La nueva planta de Aceca está situada en el municipio de Villaseca de la Sagra, en la frontera fluvial que marca el río Tajo entre la Comunidad de Castilla-La Mancha y la de Madrid, y junto a la central térmica existente en Aceca. Esto permitirá suministrar energía a una población de medio millón de habitantes, según Iberdrola.

En el último año, la Comunidad de Madrid experimentó un fuerte aumento de la demanda eléctrica, que sólo en el primer trimestre del año supuso 7,8% más, hasta alcanzar los 5.101 millones de kilovatios hora.

La nueva central de ciclo combinado (que utiliza gas natural y gasóleo) comenzó a construirse hace dos años, con la participación de más de 35 empresas. Dispone de una subestación de 220 kilovoltios para la evacuación de energía, además de contar con suministro de gas natural a través de gasoducto.

Iberdrola asegura que la puesta en marcha de la central de Aceca forma parte de su compromiso con "las tecnologías más limpias de generación de electricidad", para lo que destinará un presupuesto de 1.250 millones de euros en este año. Esta inversión permitirá fundamentalmente aumentar la capacidad instalada con 1.700 megavatios adicionales, de los que 1.200 corresponden a centrales de ciclo combinado y, el resto, 500 megavatios, a energías renovables.

Requisitos de la UE

Según Iberdrola, los ciclos combinados deben cumplir los requisitos ecológicos más exigentes, de acuerdo con la directiva 2001/80/CE del Parlamento Europeo y del Consejo sobre limitación de emisiones de determinados agentes contaminantes.

"Las centrales de ciclo combinado actualmente en funcionamiento no sólo cumplen los requisitos establecidos en la normativa, sino que los mejoran", señala un comunicado de la compañía energética.

"Gracias al empleo del gas natural como combustible, un ciclo combinado produce un tercio del anhídrido carbónico del que emite una central de carbón; 10 veces menos de óxido de nitrógeno; y no emite dióxido de azufre, ni partículas", añade Iberdrola.

Una vez consumido el gas para producir electricidad, el calor generado durante el proceso se aprovecha para generar más energía, por lo que, en opinión de Iberdrola, este tipo de plantas destaca por su mayor eficiencia.

Iberdrola tiene en funcionamiento seis plantas de ciclo combinado similares en toda España. En concreto, están situadas en Castellón, Castejón (Navarra), Vizcaya, Tarragona, Santurce y Arcos de la Frontera (Cádiz). A través de ellas pretende haber gestionado en 2007 unos 6.400 megavatios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de abril de 2005