Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

RIM saca jugo a la 'blackberry'

El fabricante canadiense duplica sus ventas y suscriptores gracias al teléfono móvil

Seis años de vida y 2,5 millones de suscriptores. La blackberry, un teléfono móvil con capacidad para enviar y recibir mensajes electrónicos, es el dispositivo que utilizan hombres de negocios de todo el mundo para estar en permanente contacto con sus oficinas. Más de cien operadoras lo comercializan, entre ellas Telefónica Móviles y Vodafone España. Y su popularidad se traduce en jugosas cifras para su fabricante, que acaba de cerrar su año fiscal con dos récords: ha duplicado su cifra de suscriptores y ha alcanzado, por primera vez, la marca de los 1.000 millones de dólares en ingresos. El cuarto trimestre fiscal consiguió, en concreto, un incremento en los ingresos del 92% (de 210 millones de dólares el año anterior a 404 millones).

La compañía tiene 2,5 millones de clientes y acaba de superar la barrera de los 1.000 millones de dólares en facturación

Los analistas temen la competencia creciente que tiene este dispositivo por parte de Microsoft y los fabricantes de móviles

El fabricante de blackberry es la compañía canadiense RIM. Fundada

en 1984, no lanzó su dispositivo hasta 1999. Mezcla de telefóno móvil y agenda electrónica, la blackberry incorporaba un pequeño teclado con el que el fabricante quería simplificar a los ejecutivos el proceso de escribir correos electrónicos y, así, gestionar todos sus negocios, independientemente del lugar donde estuviera. Pronto se convirtió en un éxito en Norteamérica, hasta el punto de que el nombre del dispositivo servía para nombrar diversas patologías: la adicción a este teléfono se llamó crackberry, y el dolor de pulgares que sentían los usuarios más enganchados, blackberry thumb [pulgar].

La tecnología no llegó a Europa hasta 2001 y, aunque la compañía no ofrece datos sobre sus ventas en distintas geografías, su director financiero, Dennis Kavelman, asegura que se ha producido un "enorme crecimiento" en este mercado. En concreto, "España es uno de los países donde se está creciendo más rápidamente", añade.

La compañía pretende que su cifra de suscriptores siga creciendo este año, desembarcando en nuevos países y añadiendo operadores en aquellos donde ya opera.

Los analistas ven, en todo caso, algunos obstáculos en la carrera de RIM. El primero de ellos es la dependencia que tiene la compañía en la venta de estos dispositivos, que supone el 69% de su facturación. La compañía está intentando ahora aumentar sus ventas por software y servicios, licenciando su tecnología a otros fabricantes.

Los analistas temen también la creciente competencia que tiene que afrontar RIM, particularmente la de los fabricantes de móviles y, sobre todo, la de Microsoft, que ya ha mostrado su interés por hacerse un hueco en el negocio de las comunicaciones móviles. "En los últimos seis años", aduce Kavelman, "hemos escuchado muchas veces hablar de esa competencia, pero nadie ha conseguido duplicar lo que nosotros hemos logrado. Creo", concluye, "que es más una preocupación de los medios de comunicación que de los usuarios".

Kavelman cree que la aceptación de la blackberry puede seguir creciendo al mismo ritmo, "ya que la mayor parte de los hombres de negocios aún no tienen una". Y es que, según él, el secreto del éxito de este dispositivo es que se lo ha puesto muy fácil a los ejecutivos: "Ofrece al usuario algo que le resulta muy útil y a un precio razonable sin obligarle a leerse el libro de instrucciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de abril de 2005