Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE dice que sólo se puede impedir la entrada del BBVA en Italia "si perjudica la solvencia del sistema"

El comisario de Mercado Interior de la Unión Europea, Charlie McCreevy, afirmó ayer en Madrid que el Banco de Italia "sólo podría impedir" la oferta pública de adquisición (OPA) de acciones del BBVA sobre la italiana Banca Nazionale del Lavoro (BNL) "si la entidad que desea entrar pone en riesgo la solvencia del sistema". Estas afirmaciones se producen después de que Antonio Fazio, gobernador del Banco de Italia, se haya mostrado contrario a la compra de BNL y haya intentado que un grupo de entidades italianas lancen una oferta competidora.

McCreevy insistió en que sólo por razones de "prudencia o solvencia" se podría negar la venta de un banco nacional a otro extranjero. El comisario europeo aclaró que "nunca la razón de la nacionalidad puede esgrimirse para impedir" la compra de un banco.

McCreevy hizo estas declaraciones tras mantener una reunión con el vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda español, Pedro Solbes. También Solbes dio su opinión sobre la operación, a preguntas de los periodistas, y aseguró que todos los bancos españoles son "solventes" tanto para estar presentes en el sistema financiero español como para entrar en Italia.

El ministro añadió que a España le conviene tener empresas españolas "fuertes, que creen empleo y sean eficaces", porque contribuyen al bienestar general, y afirmó que no había mantenido contactos con las autoridades italianas sobre la operación. En declaraciones previas a Punto Radio, el ministro dijo ser "consciente" de los riesgos de la operación, aunque subrayó que el banco la ha planteado de forma "inteligente".

Antes de volar a Madrid, el comisario McCreevy mantuvo un desayuno de trabajo con corresponsales españoles en Bruselas ante los que subrayó que "sólo por razones cautelares se puede rechazar" por las autoridades una OPA como la presentada por el BBVA.

El comisario dijo no tener posición tomada sobre la pertinencia de las fusiones o adquisiciones bancarias transfronterizas en la Unión, aunque dejó ver que las apoyaba: "Mi trabajo es que haya igualdad de oportunidad en los mercados del sector financiero porque eso beneficia a los consumidores. Se trata de que haya un auténtico mercado europeo integrado".

La operación tiene que ser analizada por la Comisión desde el punto de vista de la competencia antes del 3 de mayo, aunque las razones de cautela que deben valorar las autoridades nacionales tienen tres meses de plazo. Si la Comisión falla a favor y Roma lo hace en contra tendría que intervenir el comisario de Mercado Interior, quien ayer expresó su confianza en no llegar a ese extremo.

McCreevy es ahora responsable de la directiva de servicios, heredada de su antecesor, Frits Bolkestein, contra la que se han alzado Francia, Alemania y Bélgica, que ven en ella una amenaza de dumping social y económico por autorizar la libre prestación de servicios en cualquier país de la UE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de abril de 2005