Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentina aplaza el canje de bonos a la espera de una decisión judicial

El Gobierno argentino decidió ayer aplazar la entrega de los nuevos bonos de deuda que deben sustituir a aquellos en suspensión de pagos, cuya renegociación supuso la mayor reestructuración económica de la historia argentina. El Ejecutivo de Néstor Kirchner tomó esta decisión a la espera del fallo judicial que debe adoptar un tribunal estadounidense sobre el destino de nuevos bonos por 7.000 millones de dólares (5.400 millones de euros). En la práctica, la decisión de Buenos Aires supone la paralización del proceso final de canje, que debía comenzar hoy.

Los nuevos bonos se encuentran depositados en el Bank of New York -la entidad designada por las autoridades argentinas para realizar el canje de la deuda en suspensión de pagos, cuyo valor ascendía a 81.800 millones de dólares (unos 63.000 millones de euros)- y debían haberse comenzado a distribuir hoy. Pero un fondo de inversores, Elliot Asscociates, radicado en el Caribe, que representa 361 millones de dólares y no ha aceptado la operación, impugnó el proceso ante un tribunal de Nueva York. El fondo estima que los bonos son propiedad del Estado argentino, y por tanto, embargables por sus acreedores, mientras que los abogados de Argentina aseguran que los propietarios de los nuevos bonos son sus compradores.

'Fondos buitre'

En la madrugada del pasado miércoles (hora española), el juez Thomas Griesa desestimó la demanda del fondo de inversores, pero su decisión es apelable y ante esta vicisitud Argentina ha decidido aplazar la entrega de los nuevos bonos, con la confianza de que el caso se resolverá este mismo fin de semana y de que será a su favor.

"Lo que necesitamos es la confirmación del fallo del juez de Nueva York. Confiamos en que sea rápido y que rápidamente podamos seguir adelante con la materialización efectiva del canje", declaró ayer en Buenos Aires el jefe de gabinete de Kirchner, Alberto Fernández. "Lo que queda ahora por hacer es la materialización efectiva del canje, la emisión de los títulos, cosa que se iba a hacer el 1 de abril y que en virtud de esto está demorado, pero en cualquier momento lo vamos a poder hacer", añadió.

Si se cumplen las previsiones de la Casa Rosada, la decisión argentina no pasará de ser un mero retraso en la entrega de nuevos bonos, pero si la decisión judicial ampara a los demandantes, puede empantanar, en un complicado proceso de demandas y apelaciones, el canje efectivo de la deuda impagada.

Hay otros siete fondos que rechazaron el canje que están a la espera de la resolución para emprender acciones judiciales. En Argentina se les conoce como fondos buitre, pues muchos compraron deuda argentina a precios irrisorios en plena suspensión de pagos y ahora reclaman el valor nominal de sus bonos más los intereses acumulados y rechazan cualquier quita propuesta por el Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de abril de 2005