Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:

Obra del realismo... aznarista

Treinta y tres segundos después de empezada la proyección, un círculo con la sigla Euskadi Ta Askatasuna se adueña de la pantalla con imágenes de atentados de la banda terrorista que van sobreimprimiéndose sobre él. Nueve segundos después, la voz clara y sonora de una mujer entona el mensaje. "Después de sufrir el acoso de ETA durante décadas, los terroristas atacaron en Madrid dejando un reguero de 192 muertos y más de 1.400 heridos", dice. Mientras tanto, la imagen de la sigla de ETA sigue en la pantalla. Y sobre ella, entre el segundo 42 y el minuto se van sobreimponiendo fotos de los terroristas islámicos.

Es esquizofrénico. ETA ha acosado y "los terroristas" han provocado una matanza. ¿Qué terroristas? Es el arte de la propaganda. Es una obra del clásico realismo socialista staliniano... Perdón, del realismo aznarista. Es como si el PP no pudiera pronunciar el nombre de quienes consumaron la masacre. Es como si la apuesta del Gobierno de Aznar el 11-M dando como hecho que no podía no tratarse de ETA, sigue en pie bajo la fórmula, según narra el reportaje, de que todos los terrorismos son iguales. Entonces, ¿si todos los terrorismos son iguales, por qué se aferraron Aznar, Ángel Acebes y Eduardo Zaplana a ETA? Si tanto daba, ¿por qué mantuvieron la culpabilidad de ETA contra toda evidencia que iba aflorando?.

Aznar y Acebes aparecen sólo décimas de segundos. Tratándose de una obra dirigida por Miguel Ángel Rodríguez, ¿cuál puede ser el motivo de hacer desaparecer, prácticamente, al Gobierno del PP? Es sencillo: para desviar todas las culpas hacia fuera. El Gobierno, que contaba con la televisión, la agencia Efe y otros medios de radio y prensa, no existe. Mariano Rajoy, por ejemplo, acusaba a ETA la mañana del sábado 13, día de jornada de reflexión. Pero, claro, esto no aparece.

Es un montaje puro y duro.Cuando la locutora narra los hechos entre el 11 y el 13 de marzo, por ejemplo, aparecen naturalmente las imágenes de Rodríguez Zapatero y Gaspar Llamazares hablando de la guerra de Irak y de Bush. ¡Pero son escenas de un año antes!

Irak, se dice, nada tuvo que ver con la masacre porque, se sostiene, los terroristas "han confesado" haber preparado los atentados antes de la guerra de Irak. He aquí un pequeño problema: el reportaje sostiene que los terroristas provocaron la masacre para impedir la victoria electoral del PP el 14-M. ¿Cómo podían querer esto antes del mes de octubre de 2003 si las elecciones todavía no habían sido convocadas?

Lo cierto: la masacre comenzó a prepararse en los últimos meses de 2003 con Irak en la mira. Los terroristas han confesado esto al juez Juan del Olmo. ¿Juan qué? El juez, según este reportaje, simplemente no existe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de marzo de 2005