Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Penas de prisión para Julián Muñoz y seis ex ediles del GIL por delito urbanístico

El Juzgado de lo Penal número 5 de Málaga ha condenado al ex alcalde de Marbella Julián Muñoz y a otros seis ex concejales del Grupo Independiente Liberal (GIL) a una pena de seis meses de prisión menor y ocho años de inhabilitación por un delito "contra la ordenación del territorio en su modalidad de prevaricación funcionarial urbanística". Dos de los condenados son actualmente concejales, Rafael González y María Luisa Alcalá, entre los que está también Juan Antonio Yagüe, hermano de la actual alcaldesa.

Los siete ediles eran miembros de la comisión de gobierno que el 9 de septiembre de 1998 concedió licencia de obra a Turismo y Recreo Andaluz (Turasa) para la construcción del complejo residencial Banana Beach.

La licencia fue otorgada pese a que en el expediente constaba un informe del arquitecto municipal emitido dos meses antes en el que advertía de que el proyecto no era conforme al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) vigente, de 1986, en el que el suelo afectado aparecía calificado de sistema general de áreas libres.

Pero el equipo de gobierno prefirió regirse, y así lo alegaron los condenados en la vista oral, por el documento de revisión del PGOU elaborado por el consistorio y que fue denegado por la Junta de Andalucía el 20 de julio de 1998. Pese a aquel veto de la Administración, que tiene la competencia de la aprobación definitiva de los planes municipales de ordenación urbana, los concejales gilistas lo aprobaron en un pleno municipal celebrado en la media noche del 7 de agosto. Aquel acuerdo fue suspendido cautelarmente por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), ratificado en sentencia definitiva del pasado 2 de marzo.

Con todo, la sentencia considera que tampoco la licencia otorgada se ajustaba a este plan que el Ayuntamiento invocaba como válido. El juez Rafael Díaz Aroca relata en la resolución las continuas modificaciones que el Ayuntamiento fue introduciendo a su propio plan una vez aprobado en el pleno de agosto de 1998 y que entiende "efectuadas a instancia de particulares y que ajustaban el plan a sus peticiones".

En el caso concreto de Banana Beach, el arquitecto municipal certificó defectos sustanciales contrarios también al plan de 1998 como un exceso de edificabilidad de 1.438 metros cuadrados, la construcción de un cuarto volumen cuando eran tres los edificados, de forma que se construyeron 294 viviendas, falta de respeto de los linderos y ausencia del pertinente estudio de detalle.

Julián Muñoz tuvo que dimitir como concejal el pasado 16 de junio tras ser condenado a dos años de inhabilitación por otro juzgado de Málaga por un delito contra el ejercicio de los derechos cívicos al negar a la oposición el informe de fiscalización del Tribunal de Cuentas que detectaba graves irregularidades en el consistorio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de marzo de 2005