Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bélgica autoriza la extradición de Youssef Belhadj, presunto implicado en el 11-M

El Tribunal Supremo belga decidió ayer extraditar a España al presunto portavoz de Al Qaida en Europa, el marroquí Youssef Belhadj, al confirmar la decisión previa de la Cámara de Acusación, informó a Efe el portavoz de la Fiscalía, Lieve Pellens. La máxima instancia judicial rechazó el recurso de casación de la defensa de Belhadj contra la decisión de la Cámara de Acusación, que el 8 de marzo había confirmado a su vez el visto bueno de un instancia inferior a la extradición demandada por las autoridades judiciales españolas.

La abogada del marroquí, Nathalie Gallant, renunció a presentar ayer una memoria jurídica para oponerse a la extradición, por lo que el propio Tribunal Supremo tuvo que analizar la existencia o no de inconvenientes jurídicos. Al no hallar tales obstáculos, decidió validar la extradición, solicitada por las autoridades judiciales españolas mediante el procedimiento previsto en el mandato europeo de detención y entrega (euroorden).

La fiscalía belga, responsable ahora de tramitar la extradición, prevé enviar a Belhadj a España "cuanto antes, en los próximos días", en un vuelo regular y escoltado por policías, según Pellens. De acuerdo con los plazos legales, Belhadj tiene que ser extraditado en un periodo máximo de diez días, ampliable en otros díez por razones humanitarias o de fuerza mayor.

Belhadj fue detenido el 1 de febrero en Bruselas por la policía belga a solicitud de las autoridades judiciales españolas, quienes sospechan que es Abu Dujana Al Afgani, el supuesto portavoz de la Al Qaeda en Europa que reivindicó los atentados del 11 de marzo de 2004 perpetrados en Madrid, que causaron 191 muertos y más de 1.500 heridos. Además, está implicado en una investigación por terrorismo abierta en Bélgica tras la desarticulación, en marzo de 2004, de una supuesta célula del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM).

Belhadj llegó a estar detenido por esta causa durante tres meses, aunque fue puesto en libertad condicional por falta de pruebas concluyentes sobre su relación con esa célula.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de marzo de 2005