Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno catalán formará a 50 técnicos para hacer cumplir a las empresas la prevención de riesgos laborales

La Generalitat quiere frenar la siniestralidad laboral, responsable de la muerte de 146 trabajadores durante 2004 en el territorio catalán. Para ello, formará durante este año a 50 técnicos del Departamento de Trabajo e Industria, que podrán actuar como inspectores de seguridad. La función de estos "técnicos autonómicos" será la de "hacer cumplir a las empresas la magnífica normativa de prevención de riesgos laborales", según anunció ayer la directora general de Relaciones Laborales del Gobierno catalán, María del Mar Serna.

La directora general explicó, durante un acto celebrado en la sede de la patronal Fomento del Trabajo, que en el plazo de dos semanas el Gobierno central traspasará al autónomo competencias relacionadas con "la vigilancia y el control de las condiciones de seguridad y salud en los centros de trabajo". A partir de entonces, la Generalitat podrá disponer de estos nuevos técnicos, que ahora realizan otras funciones relacionadas con el sector laboral.

En caso de que uno de estos técnicos advierta alguna infracción en el centro inspeccionado, tendrá la potestad de informar directamente a la Inspección de Trabajo, que podrá levantar el acta pertinente sin necesidad de enviar a ninguno de sus técnicos para comprobar la existencia de irregularidades.

La habilitación de estos técnicos forma parte de la nueva estrategia de prevención de riesgos laborales del Gobierno catalán, que, entre otras iniciativas, "analizará cualitativa y cuantitativamente las prácticas preventivas de las empresas y de las administraciones públicas", explicó la directora de Relaciones Laborales.

Cambio de cultura

Pero "más allá de los cambios necesarios en la normativa", lo que de verdad hace falta para disminuir el número de accidentes durante la jornada laboral es "una mayor difusión de información entre los trabajadores y los empresarios", apuntó. Serna explicó que, a partir del diálogo con los agentes sociales, "el Gobierno catalán está elaborando el plan de prevención de riesgos laborales 2005-2008", para introducir "un cambio de cultura en el sector de la prevención".

Las pymes, por otra parte, son "el punto débil" que más preocupa a la Generalitat, que ya ha advertido de que limitará sus contratos con las empresas que incumplan la normativa de prevención. El 80% de los accidentes laborales ocurridos en 2004 se produjeron en entidades de hasta 250 empleados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de marzo de 2005