Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un estudio de UGT constata el bajo acceso al empleo de los discapacitados

La población activa con minusvalías apenas alcanza el 30% del total

Un estudio encargado por la secretaría de Igualdad de UGT, presentado ayer, documenta una realidad "preocupante": el 70% de los 304.470 discapacitados andaluces en edad de trabajar está fuera del mercado laboral; es decir ni tiene trabajo, ni lo busca. El estudio señala la baja formación, las dificultades de transporte y la falta de adaptación y sensibilidad del empresariado como principales obstáculos para la empleabilidad de los discapacitados.

El estudio, realizado por Rosa Díez, investigadora de la universidad Pablo de Olavide, se basa en entrevistas a trabajadores discapacitados, empresarios, técnicos de inserción laboral, familiares y asociaciones involucradas en su contratación en 716 experiencias de inserción en las ocho provincias andaluzas, las tres modalidades de empleo (público, privado y protegido9 y todas las modalidades de discapacidad (intelectual, física, visual, auditiva, de habla y enfermedad mental).

Además de comprobar que la población ocupada entre las personas con minusvalía apenas alcanza al 30% de los discapacitados en edad de trabajar, el estudio, cuyas primeras conclusiones fueron presentadas ayer por el secretario regional de UGT, Manuel Pastrana, y el consejero de Empleo, Antonio Fernández, aporta otros datos relevantes. Así casi la mitad de los discapacitados con empleo tienen minusvalía físicas, mientras que los discapacitados para hablar sólo logra el 1,3% de estos empleos.

En el colectivo de los discapacitados se agudizan algunas de las características del mercado laboral andaluz: el 61,2% de los discapacitados con empleo son hombres, mientras que el 38,8% son mujeres. El estudio reseña que en el caso de la discapacidad intelectual, las mujeres sólo ocupan el 2,3% de los trabajos, y que la diferencia se acorta en todas las minusvalías cuando se trata del sector funcionarial.

La inmensa mayoría de los discapacitados con trabajo tienen un grado de discapacidad inferior al 75%, y casi la mitad tienen una minusvalía leve (entre el 33% y el 45%). Los entrevistados reclaman apoyos para el desplazamiento y consideran que la reserva de un cupo en el empleo público y privado es la medida más positivas. El estudio destaca el papel del movimiento asociaciativo en la inserción laboral y que los discapacitados desconocen la actuación sindical en pro de su s derechos laborales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de marzo de 2005