Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trabajadores de Telemadrid denuncian "fines partidistas" en un reportaje del 11-M

Sindicatos, comité, PSOE e IU critican el documental, que atacó la labor de la SER

Los trabajadores de Telemadrid denunciaron ayer "la manipulación informativa" que viene sufriendo la cadena autonómica desde la llegada del actual director, Manuel Soriano, y "que tuvo como culmen de la tergiversación con fines partidistas" el último capítulo, '11-M: un año después', emitido el pasado lunes (22.00), y que cuestiona la labor informativa de la SER. El comité de empresa de Telemadrid y los sindicatos, a cuyas críticas se sumaron el PSOE e IU, aseguraron en un comunicado que "no se puede tolerar por más tiempo que los medios públicos se utilicen como correa de transmisión de una sola opción política". El especial fue visto por 227.000 espectadores (9,7% de cuota de pantalla).

"Nosotros les vamos a contar la historia paso a paso, minuto a minuto, con algunas preguntas, por ejemplo: ¿Quién fue el primer periodista y en qué minuto exacto dijo que ETA era el culpable de los hechos? ¿Quién fue el primer político, quién empezó a lanzar lo de Al Qaeda y en qué momento? ¿Quién planificó las acciones en plena manifestación de algunos jóvenes que chillaban contra el Gobierno? Los famosos mensajes para lanzar a la gente a la sede del PP. ¿Quién los planificó y a qué hora exactamente? ¿Los insultos estaban premeditados?". Así arranca el especial de casi dos horas de Telemadrid, conducido por el subdirector de informativos, José Antonio Ovies.

El reportaje ha sido elaborado mediante abundantes testimonios fragmentarios y montados para cuestionar la labor informativa de la SER. Los testimonios fueron recogidos de la fonoteca de la citada cadena entre el 11 y 14 de marzo, de profesionales como Iñaki Gabilondo, Carlos Llamas, Eduardo Sotillos, Fernando Delgado o Daniel Anido.

Telemadrid manifestó ayer que el reportaje recogía "cronológicamente los más importantes momentos e intervenciones de los principales protagonistas políticos y sociales en aquellas intensas horas". El especial terminaba con una imagen sobreimpresionada del símbolo de ETA.

Los comités de empresa del Ente Público de Telemadrid y Onda Madrid y los sindicatos CC OO, UGT y CGT declararon ayer, a través de un comunicado, "el rechazo" de los trabajadores de esta empresa "por la manipulación informativa". Según la nota, "la intencionalidad del último reportaje es clara: verter las sospechas de que los resultados electorales fueron influenciados intencionadamente por las informaciones emitidas por la SER, con la posible participación de los partidos de izquierda", y añade: "Los trabajadores de esta empresa no podemos tolerar por más tiempo que los medios públicos se utilicen como correa de transmisión de una sola opción política. El daño a la profesionalidad y credibilidad de esta cadena ya es inmenso, y las posibles reparaciones serán altamente costosas".

Telemadrid publicó una nota en la que comunicaba que "por el interés despertado" pone hoy a disposición de todos los madrileños Cuatro días que cambiaron España en su página web (www.telemadrid.es). El especial fue seguido por 227.000 espectadores (9,7% de cuota).

El secretario general del PSM, Rafael Simancas, aseguró ayer en la Asamblea de Madrid que "los rectores del PP en el Ente Público Telemadrid sobrepasaron todos los límites al utilizar una televisión pagada por todos como instrumento de agresión al PSOE y otros medios de comunicación privados". En palabras de Simancas, "a este paso terminarán viendo Telemadrid sólo los hoolligans del PP". Según el portavoz del PSOE en la Asamblea, el reportaje "sirve para amparar y dar cobertura a la estrategia del PP sobre el cúmulo de mentiras que vertieron a la opinión pública entre el 11 y el 14 de marzo". Asimismo dijo "sentirlo por los magníficos profesionales de Telemadrid, que hoy se sienten un poco más abochornados".

El coordinador general de IU-CM, Fernando Marín, acusó de "manipuladores y de tener una falta de rigor injustificable" a los creadores del reportaje por haber utilizado "recursos [imágenes] que no se correspondían con las fechas tratadas, sino que son de un año después". Por su parte, el portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, Antonio Beteta, consideró que el reportaje había sido "correcto". Para Beteta, los profesionales "han ofrecido una información veraz y objetiva", según informa Manuel Cuéllar.

El PSOE considera el reportaje "una agresión intolerable" a su partido y a otros medios de comunicación privados y exige "el cese inmediato" de Agustín de Grado, director de informativos de Telemadrid y el propio José Antonio Ovies. Según el secretario de comunicación del PSM, Miguel Ángel Sacaluga, "una televisión pública no puede ponerse al servicio de los intereses particulares de los dirigentes de un partido político de una forma tan vergonzosa y brutal". "Esta cadena nos tiene acostumbrados a la mentira, la censura, la manipulación y la ocultación permanente de la información, pero lo del programa sobrepasa todos los límites".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de marzo de 2005