Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno acepta pagar a los municipios 120 millones por la supresión del IAE

El Ejecutivo admite que los ayuntamientos prestan servicios que deberían pagar las autonomías

El Gobierno y la Federación de Municipios y Provincias (FEMP) firmaron ayer la paz. El Ejecutivo se comprometió a pagar a la representación municipal de 120 a 180 millones de euros en compensación por la supresión del Impuesto de Actividades Económicas (IAE). La representación municipal logró también otra reclamación histórica, el reconocimiento por el Ejecutivo de que los municipios ejercen y financian competencias de las comunidades autónomas. En consecuencia, decidieron crear una comisión trilateral para cofinanciar las competencias compartidas.

Tanto el Gobierno como la FEMP quisieron resaltar la importancia del acuerdo con la participación en la reunión de representaciones del más alto nivel. Por el Ejecutivo participaron el vicepresidente segundo y ministro de Economía, Pedro Solbes; el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla; y los secretarios de Estado de Hacienda, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, y de Cooperación Territorial, José Luis Méndez. La FEMP estuvo representada por su presidente, Francisco Vázquez, alcalde de A Coruña; y las vicepresidentas, Rita Barberá, regidora de Valencia, y Rosa Aguilar, alcaldesa de Córdoba.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se comprometió en Vitoria, antes de las Navidades, a afrontar las reclamaciones financieras de los ayuntamientos. Reiteró ese compromiso hace 15 días ante el pleno del Senado. La víspera, el presidente de la FEMP había amenazado con acciones de protesta desde los ayuntamientos.

Tras dos horas de reunión, el Gobierno y la FEMP desbloquearon ayer los problemas financieros que obstaculizaban sus relaciones, según admitió Francisco Vázquez, y que habían decidido a la representación de los más de 8.000 ayuntamientos españoles no participar en la reforma de la Ley de Bases de Régimen Local, anunciada por el Ejecutivo.

El primer acuerdo consistió en el reconocimiento por el Gobierno de indemnizar a los ayuntamientos con una cifra de 120 a 180 millones en compensación por la supresión del IAE. La supresión de este impuesto fue materializada en la anterior legislatura por el Gobierno del PP y la FEMP adoptó la bandera reivindicativa de la indemnización a los ayuntamientos, sobre todo, medianos y pequeños, por la pérdida de ingresos.

Tanto Vázquez como el vicepresidente Solbes aseguraron, al final de la reunión, que la cifra final que calcule el Ministerio de Economía y Hacienda se sumará a los 611 millones ya liquidados, como cifra consolidada para 2006 y aplicada en el presente año.

El segundo acuerdo consistió en el reconocimiento oficial por parte del Gobierno de la existencia de competencias impropias por parte de los ayuntamientos. La FEMP venía reclamando al Gobierno y a las comunidades autónomas desde hace muchos años que los ayuntamientos ejercían y financiaban competencias que corresponden a las comunidades autónomas, como inmigración o educación, evaluadas en un 30% de sus recursos.

Solbes y Sevilla reconocieron esa deuda a Vázquez y decidieron crean una comisión trilateral -con representaciones del Ejecutivo, las comunidades autónomas y los ayuntamientos- para evaluar la deuda de las comunidades a los municipios.

El Gobierno reafirmó, también, su compromiso con la FEMP para abordar la reforma del modelo de financiación local, en coherencia con el de la financiación autonómica. Mientras se afronta esta modificación, que tardará unos meses, Solbes y Sevilla se comprometieron con Vázquez a crear un fondo de nivelación para compensar a los municipios de menos de 10.000 habitantes, perjudicados por el modelo vigente.

El presidente de la FEMP anunció, al final de la reunión, la retirada de los recursos que la federación había presentado ante los tribunales ante la ausencia de compensación por el IAE. Calificó el encuentro de "fructífero" y subrayó el "desbloqueo" de la relación con el Gobierno. El ministro Sevilla destacó, por su parte, que, tras esta cita, "hay un antes y un después"en la relación del Ejecutivo con los ayuntamientos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de marzo de 2005