Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Calatrava recibe en Cannes el premio al mejor edificio de viviendas por su Turning Torso

El arquitecto español Santiago Calatrava recibió anteanoche en Cannes un preciado galardón internacional cuando su obra Turning Torso, construida en la ciudad sueca de Malmö, sobre la costa del mar Báltico, fue elegida el mejor edificio de viviendas del mundo. La decisión fue adoptada en el transcurso de la mayor feria internacional de la construcción que tiene lugar cada año en la mencionada ciudad francesa.

Dos rascacielos de viviendas, uno edificado en Londres y otro en Miami, competían con Turning Torso en su categoría. Ya durante la exhibición del vídeo que mostraba el edificio de Calatrava, la obra del arquitecto español encontró una calurosa acogida por parte de los miembros del jurado y del público.

Turning Torso es un monumento de vidrio, acero y hormigón armado que desde que era un proyecto llamó la atención por la fantasía de su forma, inspirada en un torso humano en posición de un leve movimiento de giro sobre sí mismo. La obra fue encargada por HSB, la mayor cooperativa de viviendas de Suecia, creada en 1923, que asumió su proyecto más ambicioso tras discutirlo minuciosamente con Calatrava. El edificio, prácticamente terminado, tiene una altura de 186 metros y consta de 45 pisos que contienen 130 apartamentos. Está ubicado en la parte oeste del puerto de la ciudad de Malmö, la tercera del país, a 600 kilómetros de Estocolmo, y unida al continente a través de Copenhague por el monumental puente construido sobre el estrecho.

La vista que se tiene desde los apartamentos, todos con grandes ventanales y con diseño circular, permite observar el paisaje desde los cuatro puntos cardinales y ver nítidamente, cuando las condiciones climáticas lo permiten, toda la parte sur de Suecia y la región danesa de Själland.

Se trata de una de las obras preferidas de Calatrava. "Malmö es una ciudad fascinante", manifestó en cierta ocasión, "que cautiva a sus visitantes con un sentimiento de poesía, bosques y lagos, símbolos del paisaje escandinavo". "Poder ver cómo la combinación de acero y hormigón con la ayuda de la técnica va dando forma a la figura que será vivienda de seres humanos es extraordinariemente excitante", comentó el arquitecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de marzo de 2005