Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

60 profesores se encierran para no perder estabilidad laboral por no saber euskera

Unos 60 profesores de Secundaria se encerraron el martes pasado en el salón de actos del instituto Martín de Bertendona de Bilbao para defender su estabilidad laboral, perdida por no tener suficiente nivel de euskera. Una docena de ellos mantenía anoche la protesta después de que la Ertzaintza impidiese la entrada de otros docentes para sustituir a los encerrados.

La protesta es el último episodio de una polémica en la que intervienen el Departamento vasco de Educación y las centrales sindicales nacionalistas.

Estos profesores, interinos estables, encuentran dificultades para lograr el dominio de un idioma y su certificación que les permita conservar su puesto a pesar de que algunos de ellos han estado dos años liberados por el Departamento de Educación en el programa Irale para aprender euskera. Los afectados, con una media de 45 años, 15 de ellos dedicados a la educación pública, se consideran víctimas de un "castigo ejemplarizante" por su imposibilidad de adquirir la competencia lingüística requerida y una "discriminación por motivos lingüísticos". Quieren negociar su situación con el Gobierno vasco y el lehendakari, lo que rechaza el Ejecutivo.

La consejería de Educación argumenta que la pérdida de estabilidad de los 157 docentes afectados en total responde a "razones de estricta legalidad". Para ello, se remite al acuerdo de 2002 que regula las condiciones de trabajo del personal docente no universitario en la comunidad y al pacto firmado en julio con los sindicatos nacionalistas ELA, LAB y STEE-EILAS, que suman una representación del 63%. En él se recoge que la estabilidad se pierde este curso si no se acredita un nivel lingüístico PL2, equivalente a un quinto curso de una escuela oficial de idiomas, y se pasa a la lista de sustituciones.

Visitas impedidas

Este cambio supone, según los afectados, el "ostracismo laboral" definitivo porque la mayoría de las sustituciones requiere, precisamente, el nivel de euskera exigido, que la mayoría de ellos ve "inalcanzable" pese a sus intentos. "No estamos en contra del euskera. Todos lo hemos intentado", aseguran. Las pruebas de idioma del profesorado vasco tienen un porcentaje de aprobados inferior al 40%.

La Ertzaintza impidió ayer la visita a los profesores y los cambios de turno de encierro. Entre quienes no pudieron entrar en el instituto, habitualmente cerrado los sábados, domingos y festivos, estaban los portavoces de PP, PSE y UA en el Parlamento autónomo, Leopoldo Barreda, Rodolfo Ares y Enriqueta Benito, respectivamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de febrero de 2005