Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gallardón impulsa un comité iberoamericano de solidaridad ante catástrofes

La Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas (UCCI) anunció ayer en Lisboa la creación de un Comité Iberoamericano de Solidaridad ante Catástrofes, a propuesta del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón. El objetivo de esta iniciativa es reunir esfuerzos para prevenir desastres y reaccionar inmediatamente -y de forma coordinada- en caso de una catástrofe, como el maremoto que el pasado diciembre asoló varios países del sureste asiático.

"Todos los alcaldes somos conscientes de que la principal demanda de los ciudadanos es la seguridad en su sentido más amplio, frente a grandes catástrofes, y todo aquello que puede perturbar la tranquilidad", explicó Ruiz-Gallardón al final de la reunión de la UCCI, organización que actualmente preside. "Somos conscientes de las insuficiencias de recursos que muchas veces tenemos las propias corporaciones municipales y de que tenemos que dar una respuesta con eficacia y a partir de políticas de prevención", añadió.

La UCCI realizará una cumbre en Asunción (Paraguay), en fecha todavía no definida, sobre "seguridad y prevención", y aprobó ayer una declaración de apoyo a las víctimas del tsunami.

En la reunión participaron también los alcaldes de Lisboa, el anfitrión Antonio Carmona Rodrigues; de Bogotá, Luis Eduardo Garzón; y de San José de Costa Rica, Johnny Araya Monge. Todos coincidieron en la necesidad de crear un estatuto jurídico especial de "capitalidad".

Según Ruiz-Gallardón, las ciudades capitales necesitan "una consideración especial del resto de los poderes públicos nacionales". Los Gobiernos "tienen que tomar en consideración la singularidad que supone ser capital y que requiere una normativa jurídica y un apoyo expreso", dijo el alcalde madrileño.

Y anunció: "Hemos acordado también celebrar otra cumbre en Madrid, el próximo otoño, para respaldar la idea de fortalecer la capitalidad y darle instrumentos jurídicos y económicos para que las ciudades capitales puedan cumplir funciones que muchas veces superan las que tienen encomendadas las propias administraciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de febrero de 2005