Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno aprueba 100 medidas para mejorar la productividad de la economía

El sector turístico y el textil contarán con nuevos incentivos fiscales para impulsar la actividad

PLAN DE DINAMIZACIÓN. El Gobierno presentó ayer el esbozo de su primer gran programa económico, con el que pretende mejorar la productividad, para asegurar el crecimiento de la riqueza y el empleo. Se trata de unas primeras 100 medidas que, agrupadas bajo el Plan de Dinamización de la Economía, afectan a casi todos los sectores como el transporte, la energía o los mercados financieros. Entre las medidas de mayor calado, están la creación de la Agencia Pública del Alquiler, la simplificación y rebaja de los aranceles que cobran los notarios y la libertad para el traspaso de los estancos. Industria prepara además una nueva regulación que permitirá a las compañías de móviles vender sus frecuencias.

El Gobierno aprobó ayer un primer paquete de medidas urgentes para modernizar la economía, aumentar la productividad y el empleo, y asegurar la competencia. Las 100 medidas aprobadas, que se articulan en un real decreto-ley, tres proyectos de ley y un acuerdo de Consejo de Ministros, forman parte de un proyecto más amplio, denominado Plan de Dinamización de la Economía, que se aplicará a lo largo de la legislatura y que se revisará cada año.

Las medidas urgentes afectan, sobre todo, al transporte, a la energía, a las telecomunicaciones, al mercado de vivienda en alquiler y a los mercados financieros. Sectores económicos importantes, como el turismo y el textil, con dificultades especiales, contarán con medidas fiscales favorables y de impulso de la investigación.

El conjunto del Plan de Dinamización, centrado en la defensa de la competencia, los mercados de bienes y de servicios, la investigación y el marco regulatorio, entre otros asuntos, será dado a conocer en detalle el próximo martes. Su elaboración ha corrido a cargo de la Unidad para el Impulso de la Productividad, de la que forman parte el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ángel Fernández Ordóñez; el secretario de Estado de Economía, David Vegara, y el director de la Oficina Económica del presidente del Gobierno, Miguel Sebastián.

Crecimiento y empleo

Con el plan y el centenar de medidas urgentes, el Ejecutivo, según explicó ayer al término del Consejo de Ministros la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, trata de asegurar la buena marcha de una economía que "antes iba bien y ahora va mejor", pero que falla en un punto básico: la productividad.

El vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, señaló que la economía española ha superado a EE UU y la UE en crecimiento y creación de empleo desde el año 1998, pero con un lunar peligroso que es la productividad. Entre 1998 y el año 2004, el producto interior bruto (PIB) por habitante ha crecido un 16% en EE UU, un 5,4% en la zona euro y tan sólo un 3,9% en España.

Para corregir esa situación, crear empleo, poder elevar los salarios reales y financiar las políticas sociales, el Gobierno ha decidido actuar, primero con medidas urgentes, en sectores económicos clave. De esta forma, en el área de las telecomunicaciones, las pymes tendrán una deducción en la cuota del impuesto de sociedades del 15% si invierten en tecnologías de la información.

En el área energética, las medidas tienen un importante calado empresarial, ya que se refuerza la independencia de los operadores logísticos (REE, Enagas y CLH), se favorece el cambio de suministrador por parte de los usuarios y se congelan, hasta febrero de 2006, los pagos de las ayudas eléctricas (CTC) para las empresas aprobadas en 1997. Además, las compañías tendrán que hacerse cargo de los gastos de gestión de los residuos nucleares que ahora se incluyen en el recibo de la luz.

Respecto al transporte, se crea un regulador ferroviario independiente y se pone en marcha un plan de desinversión de Renfe en empresas competidoras en el transporte de mercancías.

También en el transporte aéreo se revisa el cálculo de las tasas aeroportuarias teniendo en cuenta variables como las franjas horarias de los vuelos. Al igual que en el transporte, en los servicios postales se creará un organismo regulador independiente para el sector postal.

El Gobierno también ha aprobado un conjunto de medidas fiscales que pretenden apoyar a determinados sectores sensibles, como el turístico y el textil. En el primer caso, se aceleran las amortizaciones de las inversiones realizadas por empresas turísticas. En el segundo, los muestrarios textiles se beneficiarán de una deducción del 10% en la cuota del impuesto de sociedades.

Distribución comercial

En la distribución comercial, se elaborará un Plan de Comercio Interior enfocado a ofrecer mayor transparencia (con más y mejor información pública sobre los precios y su formación) y se eliminarán las trabas a los distribuidores mayoristas y minoristas en el mercado de tabaco. En este ámbito, el Gobierno aprobó la posibilidad de traspasar estancos a personas no familiares del titular.

El paquete de medidas aprobado ayer incluye también actuaciones para favorecer el desarrollo del mercado de alquiler de viviendas. Así, se contempla la creación de la Sociedad Pública de Alquiler antes de marzo, la bonificación fiscal del 85% para las empresas dedicadas al alquiler de viviendas y se permite a los fondos de inversión inmobiliaria promover viviendas en alquiler. En el ámbito de los mercados financieros, se moderniza el régimen de las entidades de capital riesgo, con el fin de favorecer la creación de empresas. También se reducen las tasas cobradas por la CNMV y se adapta la directiva sobre emisión de folletos.

Preguntado por el impacto del conjunto de medidas en la economía, el ministro Solbes aseguró que es "muy difícil" saberlo porque, entre otras cosas, se aplicarán de forma progresiva. CC OO aseguró coincidir con el Gobierno en el diagnóstico de la situación económica, mientras que CiU tachó las medidas de "insuficientes y confusas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de febrero de 2005