Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El interventor de Orihuela confiesa a la policía que ha distraído fondos públicos

El alcalde denunció el jueves a un hermano del funcionario por apropiarse de 66.000 euros

José Manuel Espinosa, interventor del Ayuntamiento de Orihuela, se entregó ayer a la policía en Zaragoza tras permanecer desde el martes en paradero desconocido, después de que el Consistorio haya detectado "importantes" desajustes contables en las cuentas públicas. Espinosa, presuntamente, ha producido un importante quebranto económico a las arcas públicas en presumible connivencia con proveedores municipales. El alcalde, José Manuel Medina, denunció el jueves al hermano del interventor, también funcionario municipal, por apropiarse de 66.000 euros.

El interventor municipal se entregó a primera hora de la tarde de ayer en una comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Zaragoza, donde, según una fuente municipal, confesó un "importante" quebranto a las arcas públicas que él fiscalizaba. Por ahora se desconoce la cantidad supuestamente defraudada. Sí se sabe que el interventor, que ejercía el cargo de forma provisional desde 1978 -no es funcionario de carrera-, ha cometido el presunto quebranto económico en connivencia con varios proveedores municipales, y que la supuesta apropiación la viene realizando "desde hace mucho tiempo".

Diversas fuentes municipales no se atrevieron ayer a cuantificar el dinero presuntamente detraído, pero todas ellas confirmaron que se trata de "sumas importantes".

Según varias fuentes municipales el interventor quedó detenido en Zaragoza. Otras fuentes indicaron en cambio que fue puesto en libertad con cargos. El presunto fraude se habría cometido mediante artificios financieros, arreglos contables, en los que necesariamente han tenido que colaborar empresarios que habitualmente contratan con el Ayuntamiento.

Espinosa desapareció el martes de su domicilio y de él no se tuvieron noticias hasta ayer, cuando compareció voluntariamente ante los funcionarios policiales de Zaragoza. La compañera sentimental del interventor y una hermana de éste dieron cuenta de la desaparición en la comisaría de Orihuela el jueves.

Ayer por la mañana, antes de que el interventor se entregara a la policía, el alcalde de Orihuela, el popular José Manuel Medina, compareció en conferencia de prensa para explicar lo que estaba ocurriendo en el Ayuntamiento y anunciar que el jueves denunció en la fiscalía de Orihuela a Juan de Dios Espinosa, hermano del interventor y también funcionario del área financiera municipal, por apropiarse presuntamente de 66.000 euros. En ningún momento el alcalde estableció un paralelismo entre la desaparición del interventor y la denuncia a su hermano. "No existe relación de causa- efecto" en el caso del interventor y el de su hermano, afirmó.

Antes de la comparecencia pública, Medina convocó a los portavoces municipales para comunicarles el contenido de la denuncia judicial al funcionario. Medina, que ordenó la apertura de una investigación interna para aclarar la desaparición del dinero, fue parco en explicaciones a la oposición. Sí les indicó que se han detectado facturas presentadas por empresas que se han abonado a otras mercantiles. La denuncia a la fiscalía es un un informe elaborado por técnicos de los servicios económicos y de recaudación del consistorio en el que se refleja la presunta desaparición del dinero, procedente de la recaudación de la tasa de mercados. El funcionario denunciado acudió ayer a su puesto de trabajo y, al enterarse de la denuncia pidió la baja, aunque el gobierno local ya había decidido apartarle momentáneamente de sus funciones hasta que se aclare el asunto, explicó Medina. El informe técnico, según fuentes del Ayuntamiento, es "contundente" contra ese funcionario.

El alcalde admitió que asume ahora "una de las funciones más desagradables" que le ha tocado vivir en su vida política, porque estas cosas son dolorosas, aunque declinó aportar más datos al respecto.

El revuelo político en Orihuela fue formidable. Anoche, el alcalde y varios concejales del PP se encontraban reunidos en el Ayuntamiento para valorar la situación. El portavoz del grupo socialista, Francisco García Ortuño, consideró que hay muchos datos en este caso que le llevan a pensar que Medida estaba al tanto desde hace tiempo de las presuntas irregularidades en el área financiera.

"El PP lleva desde 2002 sin presentar las cuentas municipales", dijo. "Mucho me temo que lo del interventor sea una cortina de humo de algo mucho más relevante", puntualizó. "Habrá que indagar si en los días en los que esta persona ha estado desaparecida se han manipulado documentos de la intervención municipal", agregó el concejal socialista.

El portavoz de Centro Liberal, Jesús Ferrández, aseguró que el lunes solicitará al Tribunal de Cuentas que abra una investigación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de febrero de 2005