Fernández de la Vega anuncia que habrá ley contra el tabaco en marzo

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, anunció ayer que en este mes o, como muy tarde, a comienzos de marzo, el Ejecutivo aprobará la nueva ley reguladora de la venta, suministro, consumo y publicidad de los productos del tabaco que, entre otros aspectos, incluirá la prohibición de fumar en los centros de trabajo y también en establecimientos de hostelería cerrados.

"Se va a aprobar este mes, a más tardar en la primera semana de marzo y después la remitiremos al Parlamento", dijo ayer De la Vega en declaraciones a Onda Cero. El anteproyecto de ley está sobre la mesa del Consejo de Ministros desde el pasado 12 de noviembre, cuando lo presentó la ministra de Sanidad, Elena Salgado. La propia De la Vega es ya una ex fumadora desde el pasado noviembre.

Si los fumadores no dejan el hábito, se van a encontrar con nuevas e importantes restricciones cuando la nueva ley entre en vigor, puesto que el objetivo de la misma es, precisamente, establecer limitaciones al tabaco en todas sus facetas, desde la venta y el suministro hasta la publicidad, pasando sobre todo por el consumo.

Los 50.000 muertos al año que provoca la adicción al tabaco han puesto en marcha al Gobierno, que ha previsto sanciones muy duras -desde 10.001 al millón de euros- para las infracciones que se consideren muy graves.

Prohibiciones

Lo previsto en la nueva ley es que se prohíba vender e incluso entregar tabaco a menores de edad. A quien tenga más de 18 años sólo se le podrá vender cigarrillos en paquetes de 20 unidades, nunca sueltos. No se podrá vender tabaco en centros y dependencias de las administraciones públicas, lo que supondrá que los actuales 300 estancos que funcionan en ministerios o penitenciarías tendrán que dejar de hacerlo. Además, se prevé no conceder nuevas licencias para la apertura de estancos durante este año, aunque estaban previstas 250.

La ley establecerá lugares en los que ya no se podrá ver ni a una persona con un cigarrillo en la mano. Así, se establecerá la prohibición total de fumar en centros de trabajo públicos y privados en espacios cerrados, en centros sanitarios, docentes y de atención social, instalaciones deportivas cubiertas, servicios de atención al público, centros culturales, áreas donde se manipulen o vendan alimentos, y medios de transporte colectivos y estaciones.

En algunos lugares se permitirá fumar, pero sólo en zonas especialmente habilitadas para ello. Así ocurrirá en centros o lugares de trabajo, de atención social, comercios, establecimientos de hostelería con superficie superior a los 100 metros cuadrados, teatros, cines y otros espectáculos públicos en espacios cerrados, y en aeropuertos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción