Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Programa de apoyo a sobredotados

La Asociación de Sobredotados de Almería (Asal) ha elaborado un programa de apoyo al desarrollo integral y enriquecimiento extracurricular de estos alumnos que se aplicará en 2005. Se trata de un completo programa que cuenta con la colaboración de centros psicopedagógicos, un grupo de investigación de la Universidad de Almería (UAL), alumnos y profesorado de Psicología, instituciones y distintos colectivos que, de modo altruista, aportarán su experiencia y estímulo a los alumnos participantes.

No existen antecedentes sobre la realización de programas de ese tipo en colaboración con la Administración; si bien, el Centro Huerta del Rey, en Valladolid, celebra todos los veranos un curso de características similares al que acuden padres y niños de toda España.

El programa de Asal va destinado a alumnos con necesidades educativas especiales derivadas de su sobredotación intelectual con edades comprendidas entre los 6 y los 16 años. "Se pretende completar la formación de este tipo de alumnos con actividades extraescolares que fomenten tanto la atención específica de estos niños por parte de especialistas, como el encuentro de profesionales, padres y alumnos con estas necesidades educativas especiales", explica el presidente, Juan Antonio Sánchez Garrido.

Los objetivos del programa para sus participantes pasan por el desarrollo de las habilidades cognitivas, socio-relacionales y de crecimiento personal con técnicas de dinámica de grupo, juegos colectivos y talleres; mejora de las condiciones y habilidades físicas y de psicomotricidad a través de actividades como baloncesto, piscina, fútbol y aire libre; y ayuda de los padres a solucionar la problemática del colectivo al que está destinado el programa a través de la mencionada Escuela de Padres. Todas las actividades se realizarán en sábados por la mañana durante todo el año natural, en horario de 10.00 a 13.30 y una vez al mes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de enero de 2005