Reportaje:FÚTBOL | Conmoción en Alemania por las sospechas de soborno

El escándalo se multiplica

Dos detenidos por el 'caso Hoyzer' acusan a jugadores del Hertha de cobrar por perder

El escándalo de sobornos en el fútbol alemán adquiere cada día mayores dimensiones. El viernes por la noche la policía detuvo a dos hermanos croatas sospechosos de haber comprado al árbitro Rober Hoyzer, de 25 años, para manipular partidos y ganar fuertes sumas en las apuestas. El diario Süddeutsche Zeitung informó que Hoyzer recibió 50.000 euros como soborno. La revista Focus difundió ayer un anticipo informativo de que los croatas detenidos acusan a tres futbolistas del Hertha de Berlín de haber recibido dinero por perder un partido. Los tres futbolistas acusados firmaron una declaración jurada en la que niegan haber recibido dinero por perder el partido.

La noche del viernes una tranquila calle del barrio de Wilmensdorf, en pleno centro del oeste de Berlín, fue escenario de una acción policial digna de una operación antiterrorista. Decenas de policías y varios vehículos policiales se pararon ante el King Café, propiedad de la familia croata Sapina, para detener a los hermanos Milan y Ante, sospechosos de estar implicados en los sobornos. El café, frecuentado por jóvenes y personajes de idioma y aspecto balcánico, se ha convertido en foco de atención al considerarse que desde allí se organizaban las apuestas para ganar mucho dinero a base de pronosticar resultados del todo insólitos que se pagaban caros.

Más información
El escándalo de las apuestas sospechosas salpica a la Liga española

Las camareras del café respondían con un "sin comentarios" a los intentos de obtener información. El quiosquero de la esquina aseguraba: "Siempre me pareció sospechoso ese café. ¿Cómo se explica que chicos jóvenes anduviesen en porsches y ferraris?". Los dueños del café estaban a buen recaudo policial, aunque la fiscalía berlinesa no se decidía a emitir una orden de detención para dejarlos en prisión.

En la mañana de ayer estalló la bomba de la información de Focus. El semanario de Múnich que aparece anticipó que los croatas detenidos acusan a tres futbolistas del Hertha, el angolano Nando Rafael, el croata Josip Simuvic y el alemán Alexander Madlung, de haber recibido dinero por perder el partido de la segunda ronda de la Copa contra el Braunschweig de Segunda B por 3-2. En el minuto 80 Madlung metió en su propia puerta de cabeza el gol decisivo.

El equipo berlinés, que hoy se enfrenta con el estadio lleno hasta los topes al Bayern Múnich, salió en defensa de sus futbolistas. El gerente del club, Dieter Hoeness, declaró que los tres implicados reconocieron haber acudido en alguna ocasión al sospechoso Café King, pero niegan haber aceptado sobornos. Los tres realizaron una declaración jurada en este sentido. El Hertha estudia la posibilidad de querellarse por informaciones difamatorias.

En los partidos de ayer de la Bundesliga hubo muchas pancartas relacionadas con el escándalo. Algunas acusaban a la Federación Alemana de Fútbol (DFB) con frases como "DFB=Mafia croata". En otros campos los árbitros soportaron insultos y gritos de "¡Vendidos, vendidos!".

El árbitro Hoyzer, en el partido que desató el escándalo.
El árbitro Hoyzer, en el partido que desató el escándalo.ASSOCIATED PRESS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS