Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno autoriza a Barberá a endeudarse en sólo 50,8 millones

El crédito para la Copa del América eleva un 7% el límite de deuda municipal en Valencia

El Gobierno central sólo autorizará a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, a endeudarse en 50,8 millones de euros para acometer las obras de embellecimiento de la ciudad con motivo de la Copa del América. Así se lo trasladó ayer el ministro de Administraciones Públicas y vicepresidente del Consorcio Valencia 2007, Jordi Sevilla, a la primera edil en una reunión en Madrid. El importe autorizado queda lejos de los 240 millones que solicitaba inicialmente Barberá.

Barberá asegura que no se da por vencida e insistirá hasta tener más apoyo estatal

La alcaldesa de la ciudad dijo que el ministro Sevilla le trasladó que no había "más margen" de endeudamiento para estas obras de embellecimiento y reconoció que los 50,8 millones de euros "no llegan a la quinta parte de los 240" que solicitó en su día el Consistorio.

La cantidad que autorizará el Gobierno central, una vez se cumplan los trámites, elevará la deuda del Consistorio, que ahora ronda el 110% -el límite legal-, en un 7% frente al 30% que habría crecido si el Ejecutivo hubiera dado el visto bueno a los 240 millones pedidos para obras de titularidad municipal.

El importe se establece en 50,8 millones de euros porque éste es el coste de los tres proyectos de la lista que Barberá presentó al ministro y que tienen que ver con la celebración de la Copa del América. El desglose es el siguiente: 4,8 millones de euros para la fachada litoral, 10 millones para la urbanización de la avenida del Puerto y otros 36 millones de euros para el proyecto del Parque Central-AVE.

En el encuentro participó, además de Barberá y Sevilla, la jefa de Gabinete del Ministerio de Hacienda, Soledad Abad. El consejero de Economía y Hacienda de la Generalitat, Gerardo Camps, no acompañó a la alcaldesa en esta ocasión, pese a que es uno de los tres socios fundadores del Consorcio Valencia 2007, organizador de la competición náutica.La alcaldesa de Valencia calificó el importe autorizado por el Ministerio de Hacienda -éste es el departamento que debía dar el visto bueno al endeudamiento extraordinario que solicitaba Barberá- de "insuficiente" y anunció que no se da por vencida. "No doy por cerrado nada, ya que Valencia merece seguir luchando para que el Gobierno invierta más, directa o indirectamente, en Valencia", subrayó la alcaldesa.

Barberá insistió en que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha hecho una apuesta clara por la candidatura de Madrid 2012 para las Olimpiadas y la celebración de la Exposición Universal de 2008 en Zaragoza. "Me gustaría que el Ejecutivo sintiera más cerca y haga más suyo" el proyecto de la Copa del América.

La primera edil añadió que no desprecia los 50 millones de euros, a pesar de "no ser suficientes" y, en este sentido, calificó de "error" la cantidad establecida por el ministro de Administraciones Públicas, que no realizó declaraciones al término de la reunión. Acerca de un nuevo encuentro de trabajo con Sevilla, Barberá reiteró que no da nada por cerrado e insistió en que Valencia "necesita más atención".

La reunión de ayer estuvo precedida por un cruce de declaraciones entre responsables del Ayuntamiento y del propio ministerio. La cancelación del encuentro previsto inicialmente la semana pasada entre las dos administraciones -se aplazó por problemas de agenda del ministro, se dijo entonces- provocó la queja del primer teniente de alcalde de Valencia, Alfonso Grau, quien urgió al ministro a responder a la lista de obras solicitada por la alcaldesa.

Sevilla recordó al día siguiente que el Gobierno estaba haciendo todo lo posible para ayudar al Ayuntamiento de Valencia, pero sin arriesgar el futuro financiero del Consistorio. El ministro calificó la andanada de Grau de "patada en la espinilla" y al día siguiente la alcaldesa devolvía el gesto a Sevilla comparándolo con un "jugador flojito".

El grupo socialista en el Ayuntamiento terciaba en plena polémica recordando el deterioro que han sufrido las arcas municipales desde la llegada de Barberá al Consistorio en 1991. El portavoz socialista, Rafael Rubio, explicó que la deuda municipal se había triplicado durante los casi 14 años de mandato popular. En diciembre de 2005 la deuda llegará hasta los 707 millones de euros, según Rubio, a los que deberán sumarse los 50,8 millones del préstamo autorizado con carácter extraordinario por la Administración central.

La celebración de la Copa del América en 2007 proporcionó a la alcaldesa un argumento para pedir al Ejecutivo central dinero para Valencia. Así, en la lista de obras que Barberá pensaba acometer con cargo a los 240 millones de euros figuraban desde jardines y centros sociales a la renovación de la flota de autobuses.

Desde Madrid se insiste en que el apoyo del Gobierno central a la competición náutica es inequívoco y han anunciado que dos ministros -el de Administraciones Públicas y el de Fomento- explicarán en Valencia en próximas fechas el destino de los 1.000 millones de euros que gastará el Estado en el evento. Unos 600 del total servirán para costear las infraestructuras necesarias para la competición náutica y el resto para obras complementarias en la ciudad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de enero de 2005