Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad propone a Garganta de los Montes multiplicar por 17 su población

El municipio, situado en el valle del Lozoya y de gran valor ecológico, tiene hoy 348 vecinos

Garganta de los Montes

La Comunidad de Madrid ha elaborado un avance de Plan General de Ordenación Urbana para el pequeño pueblo de Garganta de los Montes -situado en pleno valle del Lozoya, a 80 kilómetros de Madrid- que eleva las 550 viviendas actuales a 1.784. Ecologistas en Acción critica estos planes del Gobierno, que implican transformar una población de 348 habitantes en otra que albergará a alrededor de 6.000 personas (17 veces más). El desarrollo previsto ocuparía sólo el 2% del término municipal; el resto está protegido por su alto valor medioambiental.

"¿Qué hacemos, no crecer?", se pregunta el alcalde, Rafael Pastor, del PP. "Porque en alguna parte hay que conseguir la financiación necesaria para que el municipio funcione. Y hoy en día, por suerte o por desgracia, la única opción es el urbanismo. Además, es una propuesta para los próximos 20 años", subraya el regidor.

Pastor está muy satisfecho con los planes diseñados por la Comunidad. "Estábamos estancados, constreñidos, con una ordenación que data de 1982. Sobre todo conseguimos suelo para equipamientos", explica.

Garganta de los Montes, con una superficie de 39,7 kilómetros cuadrados, delegó en la Comunidad de Madrid sus competencias para elaborar su nuevo Plan General de Ordenación Urbana. El Gobierno regional contrató a un equipo técnico que llevó a cabo el estudio y redactó el avance, que clasifica como suelo urbanizable sectorizado 311.706 metros cuadrados, dividido en nueve sectores.

Espacio natural

De éstos, cinco se localizan en las inmediaciones del núcleo urbano. Los otros cuatro se localizan en el núcleo de El Cuadrón: tres de ellos bordean el casco por el este, y el cuarto completa un espacio vacío que llega a un monte preservado. El suelo urbano se elevaría con la nueva propuesta a 673.494 metros cuadrados. El documento urbanístico está expuesto en el Ayuntamiento del municipio para que los interesados presenten sugerencias.

El crecimiento de este pueblo, como de otros tantos ubicados en la sierra madrileña, está condicionado por el espacio natural que le rodea. Garganta de los Montes linda con el Lugar de Interés Comunitario (LIC) del Valle Alto del Lozoya, que está incluido en la Red Natura 2000. En el avance del plan la riqueza del área también está recogida. El documento dice que "el análisis medioambiental del municipio ha desvelado la impresionante riqueza del medio circundante".

Esto es lo que temen perder los ecologistas. "Es que 1.784 viviendas son demasiadas, sobre todo sin presentar un estudio sociológico de la población, de sus necesidades reales. Tampoco se especifica si va a haber suelo destinado a instalaciones ganaderas, agrícolas o artesanales, que es la industria que podría potenciar la economía de la zona", señala Carlos Eguía, de Ecologistas en Acción. Eguía piensa que el pueblo acabará convirtiéndose en un lugar de primera o segunda residencia, cuyos habitantes tendrán que desplazarse a Madrid para trabajar.

Sin embargo, para Enrique Porta, director general de Urbanismo de la Comunidad de Madrid, estos temores son infundados. "En primer lugar, un avance es una declaración de intenciones. Y, además, el crecimiento no es tal, porque se hace realidad a lo largo de al menos dos décadas. Por otra parte, con esta propuesta el pueblo ya no puede crecer nunca más, porque el resto del terreno está protegido", explica.

El alcalde también piensa que con este nuevo plan la población se asentará en el municipio. "Pero para ello necesitamos equipamientos. Porque es muy bonito pasar aquí el día y volver a Madrid, pero los que se quedan necesitan servicios. Lo que tampoco queremos es un urbanismo agresivo", sostiene. Pastor se queja de que siempre están pendientes de las subvenciones para obtener la financiación que el Ayuntamiento necesita.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de enero de 2005