Un mercenario asegura que Aznar apoyó el golpe en Guinea Ecuatorial

Crause Steyl, un piloto y mercenario surafricano, aseguró ayer en declaraciones a la cadena británica Channel 4 que el Gobierno de Aznar apoyaba el golpe de Estado que se preparaba contra el presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, en marzo pasado. Sus acusaciones reiteran las lanzadas en septiembre en la Asamblea General de la ONU por el primer ministro guineano, Miguel Abia Biteo, que fueron rechazadas tanto por Aznar como por el actual Gobierno español. Ex colonia española independiente desde 1968, el país se ha enriquecido gracias al hallazgo de grandes yacimientos de petróleo en el Golfo de Guinea.

Steyl, al igual que Mark Thatcher, hijo de la ex primera ministra británica, se encuentra en libertad tras haber pactado con las autoridades surafricanas que investigan el intento de golpe. Los mercenarios salieron de Suráfrica con destino a Guinea vía Zimbabue, pero fueron detenidos en Harare, su capital. En paralelo, Crause Steyl tenía que recoger en Las Palmas al líder de la oposición guineana, Severo Moto, que desde hace años está refugiado en España, y llevarle a Malabo, capital de Guinea Ecuatorial, a través de Bamako, en Mali.

Steyl da dos razones por las que piensa que el Gobierno español estaba implicado: la primera es que estaba en Bamako cuando el otro grupo fue detenido y, aunque había salido de España de manera ilegal, "pude entrar sin visado a pesar de que como surafricano necesito un visado para entrar en España".

No especifica si estaba Severo Moto con él en ese momento ni por qué, si logró salir ilegalmente, no pudo regresar de la misma manera. Sostiene como segundo argumento que, detenido en España, el asunto se resolvió "en cuanto llegaron las personas adecuadas y quisieron hablar con el señor Moto: en 20 o 40 minutos nos dejaron abandonar la ciudad". El mercenario, que asegura que Thatcher estaba implicado en el golpe, sostiene que "España lo apoyaba y EE UU y el Reino Unido lo sabían". Channel 4 incluye un desmentido de la oficina del ex presidente Aznar, que sostiene que "es todo falso": "Nunca hemos estado involucrados ni directa ni indirectamente. Y además, ¿dónde están las pruebas?".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 19 de enero de 2005.

Lo más visto en...

Top 50