Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La huelga ferroviaria provoca problemas de tráfico en Francia

El paro se extiende hoy a funcionarios y hospitales

Francia no quedó paralizada, pero la huelga de los trabajadores de los ferrocarriles franceses (SNCF) tuvo un seguimiento considerable y provocó importantes problemas de tráfico, especialmente en torno a París y las grandes ciudades. A mediodía los sindicatos cifraron el índice de participación en un 39%, mientras que la dirección de la SNCF la reducía al 36,9%. Sólo circulaba uno de cada tres TGV (tren de gran velocidad) y uno de cada cuatro Corail de largo recorrido.

El servicio de cercanías de París sólo funcionaba entre el 16% y el 40%, según las líneas. La huelga comenzó el martes a las siete de la tarde y acabará esta mañana a las siete. Hoy, seis federaciones de funcionarios públicos han llamado a la huelga y a manifestarse a los cerca de cinco millones de trabajadores "en defensa de los servicios públicos, el empleo y los salarios". También los sindicatos de maestros y profesores se movilizan hoy contra la reforma del sistema educativo propuesta por el Gobierno conservador.

La huelga de los ferroviarios seguía a la que mantuvieron el martes los empleados de correos y marcaba el punto de inflexión de una semana de movilizaciones en los servicios públicos franceses, en cuyo origen, reconocen los expertos, está el deterioro del poder adquisitivo de los funcionarios y los temores a la ola de privatizaciones en sectores claves como el de los trasportes y la energía.

Asimismo, el 12,5% de los asalariados de la gran empresa eléctrica pública EDF y de la gasista GDF se declararon ayer también en huelga para presionar al consejo de administración de EDF a fin de que dé marcha atrás en su proyecto industrial, que incluye una privatización parcial, y para denunciar un acuerdo sobre la protección social de los trabajadores. También el 70% de los quirófanos de los centros hospitalarios suspendieron las operaciones programadas para ayer y atendieron sólo las urgencias para exigir una reorganización del sector y un aumento salarial del 15%.

Hoy está prevista una huelga de los servicios de urgencias de los hospitales contra la reforma hospitalaria y la intersindical de defensa de la psiquiatría pública también ha convocado una jornada de acción para exigir que se dote de medios al sector.

Sector de la magistratura

Por último, un sector de la magistratura francesa realizó una huelga simbólica en protesta por la política judicial del Ejecutivo. La patronal Medef aprovechó la ocasión para insistir en que se establezca un decreto de servicios mínimos, pero el Ejecutivo de Jean-Pierre Raffarin, consciente de la impopularidad de la medida, resiste.

Ayer, el Gobierno francés multiplicó sus contactos con los sectores más combativos ofreciendo algunos beneficios salariales. La razón oficial de la huelga de los ferroviarios es la supresión de 3.590 puestos de trabajo, sin despidos, de una plantilla total de 168.300 que estaba prevista en el proyecto de presupuesto de la SNCF aprobado por el consejo de administración.

La movilización de ayer tuvo efectos inmediatos. El presidente de los ferrocarriles, Louis Gallois, anunció la creación, este año, de 300 nuevos empleos en la región de París para aumentar "la regularidad y la calidad del servicio", y aseguró que en 2005 se contratará a 4.000 trabajadores.

La SNCF, como una buena parte de las empresas públicas francesas, tiene sectores muy deficitarios. Más del 75% de los puestos de trabajo que se pretende eliminar corresponden al transporte de mercancías, la actividad más deficitaria de la SNCF.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de enero de 2005