Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La segunda muerte de Ramón Sampedro

El fiscal pide reabrir el caso del tetrapléjico gallego

"Murió por venganza, para demostrar que él era capaz de hacer lo que quería. Y como no le dejaban por las buenas, lo hizo por las malas". Así ve José Sampedro la muerte de su hermano Ramón, el tetrapléjico en el que se inspira la película Mar adentro y cuya muerte, hace siete años, avivó el debate sobre la eutanasia. No fue una muerte dulce, como él quería, como le decía a José: "Cuestión de segundos. Una inyección y se acabó todo".

La confesión pública de Ramona Maneiro, que admitió en un programa de televisión que ayudó a morir a Sampedro, ha reabierto heridas nunca cerradas. La fiscalía gallega pide revisar el caso, interrogar a Maneiro y saber si hubo otros implicados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de enero de 2005