Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Atutxa desestima el recurso del PSE para repetir la votación de los Presupuestos

El presidente del Parlamento vasco, Juan María Atutxa, decidió ayer no autorizar que se repita la votación de la Cámara autonómica en la que resultaron aprobados, el 28 de diciembre pasado, los Presupuestos del Gobierno de Juan José Ibarretxe al no poder emitir su voto contrario una diputada del Grupo Socialista.

La votación es "inamovible", dijo Atutxa, que no admitió siquiera que la Mesa abordara en su reunión la reconsideración de su decisión que pedía el Grupo Socialista. El presidente dio por resuelta la polémica planteada por el PSE al advertir que el órgano de gobierno de la Cámara no es competente para enmendar una decisión suya. "La Mesa no tiene nada que decir al respecto porque ordenar los debates y las votaciones corresponde al presidente, y no hay nada que reconsiderar". Así, la única vía de actuación abierta que le queda al grupo afectado son los tribunales. La Mesa sí pedirá un informe sobre el funcionamiento del sistema electrónico de votación.

El Gobierno vasco sacó adelante las cuentas para 2005 gracias a ese único voto, que no subió al panel de votaciones, según la parlamentaria por un fallo en el sistema electrónico, y según Atutxa, por un error de la propia diputada. "Lo que hay que andar es listos en la utilización de los sistemas", aconsejó ayer el presidente de la Cámara.

El Grupo Socialista vasco se reúne hoy para decidir si impugna la votación de los Presupuestos ante el Tribunal Constitucional, única instancia a la que le cabe asistir tras dejar sentado Atutxa su criterio sobre la incompetencia de la Mesa para enmendar su decisión. La Mesa se limitó a darse por enterada del escrito del PSE-EE. Este grupo estima que la decisión de Atutxa contraviene el artículo 23 de la Constitución, que protege los derechos de los parlamentarios.

Indefensión y recurso

La representante socialista en el órgano de gobierno de la Cámara vasca como secretaria primera, Isabel Celaa, recordó al término de la reunión de la Mesa que la diputada que no pudo votar, Irene Novales, realizó al presidente gestos notorios de su imposibilidad de votar mientras transcurría el tiempo de la votación. Atutxa no la paró y se negó a repetirla cuando el portavoz socialista se lo pidió expresamente. Ayer el presidente recurrió a un informe jurídico de 1991 según el cual cuando el error es imputable al parlamentario, no debe repetirse la votación.

"Mi grupo se siente en la más absoluta indefensión e inseguridad jurídica", denunció Celaa. "Seguiremos el recorrido [administrativo y jurídico] para hacer valer la voluntad de una parlamentaria socialista que quiso votar no a los Presupuestos y sin embargo vio que su voluntad no se reflejaba en la sesión".

Celaa achacó al presidente del Parlamento "falta de respeto institucional" por haber dado a conocer su decisión en una entrevista en la radio pública, horas antes de la reunión de la Mesa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de enero de 2005