Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

'Vicios ocultos'

En ocasiones, el comprador de una vivienda suele ser timado por el vendedor, al ocultarle éste defectos que afectan seriamente a la casa y, por lo tanto, a su valor. Suele ser frecuente que estos timos, llamados vicios ocultos, terminen en los tribunales. Y puede que así termine este caso.

A finales del año pasado, el Departamento de Vivienda del Gobierno vasco entregó las llaves de las viviendas de realojo a muchos vecinos de Bilbao La Vieja a quienes se nos ha expropiado la casa. La mayoría aceptamos las condiciones propuestas por el Gobierno, entre otras cosas, porque se nos aseguró que no tendríamos vecinos problemáticos -y hablo de delincuentes-. Casi todas las personas realojadas preguntamos sobre este asunto y a todas se nos aseguró que estas familias peligrosas serían trasladadas a otros lugares. En estas condiciones, y con cierto hartazgo por los meses y meses de retraso en los plazos prometidos por el ejecutivo, firmamos un acuerdo de justiprecio. Lo que no estamos dispuestos a soportar es el engaño del consejero Madrazo, porque si hubiéramos sabido que determinados cuasi delincuentes iban a vivir puerta con puerta con nuestras familias, quizás no habríamos firmado el acuerdo y habríamos optado por reclamar mejores condiciones económicas de las que nos ofrecieron por nuestra casa expropiada -cuyo valor en el mercado está más cerca de los 20 millones que de los 10 en que la valoraron- y nos habríamos ido con nuestro dinero a otra parte.

El consejero Madrazo ha incumplido el compromiso que se nos trasmitió a través de quien negoció los acuerdos y debe tener por seguro que nosotros también vamos a incumplir nuestro compromiso, salvo que ponga remedio a este tema. Y no olvide que, en esto, estamos todos a una

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de enero de 2005