Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La criminalidad se redujo de enero a noviembre en un 4%, según el Gobierno

La incidencia de la criminalidad en la Comunidad Valenciana se redujo en un 4% interanual, según adelantó ayer el delegado del Gobierno en esta autonomía, Antoni Bernabé. Sin embargo pese al descenso en Valencia y Castellón, la provincia de Alicante registró un signo positivo, con un aumento del 1%.

Los datos recabados de enero a noviembre de este año por los cuerpos de Seguridad del Estado arrojan un descenso de la criminalidad de un 20% en Torrevieja (La Vega Baja), municipio castigado por uno de los mayores índices de delitos no sólo de la Comunidad Valenciana sino de España. Benidorm (La Marina Baixa), otro gran foco de actos delictivos, también experimentó un descenso de un 15%. Bernabé atribuyó la bajada generalizada de delitos "al aumento considerable de efectivos [policiales]".

El delegado del Gobierno, aprovechó los actos de presentación en Valencia y Alicante de las nuevas incorporaciones en el Cuerpo Nacional de Policía, para aportar las últimas cifras referidas a la criminalidad. En total, 300 agentes en prácticas apoyan, a partir de ayer, las comisarías valencianas. El refuerzo de la plantilla duplica al número de efectivos incorporados en 2004, según subrayó en Alicante el máximo representante del Gobierno.

La bajada más abultada se registró en Valencia, provincia donde la comisión de delitos fue de un 6% menos, y casi un 1% menos de infracciones. Castellón también experimentó un descenso de un 1, 47% en delitos, y de un 0,59% en infracciones. Para Bernabé, "los datos reflejan una tendencia a la baja y un punto de inflexión en cuanto a la tónica anterior".

La población que también se benefició de un descenso ostensible en el número de actos penales fueron Torrent, con un 32% menos. Además, por lo que respecta a infracciones y faltas, éstas mermaron en un 23%. En Mislata, la bajada de la delincuencia fue de un 24,5%, mientras que las infracciones fue de un 20%.

De los 300 efectivos incorporados, 158 operarán en Valencia, 119 a Alicante, y 23 a Castellón. El delegado del Gobierno manifestó que el propósito es concluir la construcción de una comisaría en Torrevieja "antes de concluir la legislatura".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de enero de 2005