Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU pide que los suníes tengan garantizados sus escaños en Irak

La Comisión Electoral iraquí rechaza cualquier tipo de interferencia

La Comisión Electoral iraquí rechazó ayer la propuesta de Washington de ajustar los resultados de los comicios del próximo enero para garantizar un cierto número de asientos a la comunidad suní. "El que gane, gana. Así es, y así serán las elecciones", afirmó el portavoz de la Comisión Electoral, Farid Ayar, quien calificó la medida de EE UU de interferencia "inaceptable".

El Gobierno del presidente George W. Bush negocia con dirigentes suníes iraquíes la posibilidad de garantizar para esa minoría religiosa cierto número de Ministerios en la futura administración de Irak, ante el temor de que los resultados de los comicios de enero no reflejen las divisiones religiosas en el país debido a la violencia y el boicoteo de las elecciones en algunas regiones de mayoría suní, indicó ayer el diario The New York Times.

"Los americanos expresan su punto de vista, que no siempre coincide con el de la Comisión", explicó Farid Ayar, portavoz del órgano electoral. "La Comisión es absolutamente independiente. Es inaceptable que nadie interfiera en nuestros asuntos", respondió Ayad desde Bagdad a la iniciativa de EE UU. El diario estadounidense, que cita fuentes de la Administración Bush, señaló que se ha propuesto a un ayudante del gran ayatolá Alí al Sistani "agregar a la Asamblea legislativa de 275 escaños alguno de los candidatos suníes más votados incluso si pierden frente a candidatos no suníes". Los chiíes conforman casi el 60% de la población de Irak, pero bajo el régimen de Sadam Husein el poder permaneció en manos de la minoría suní, que representa en torno al 20% de la población.

También ayer, un grupo de hombres armados y encapuchados asesinó en Bagdad a un alto oficial de la policía iraquí, y dos de sus guardaespaldas resultaron heridos en el ataque. Según fuentes policiales, el general Yasin Ibrahim Yawad se dirigía a su trabajo cuando el vehículo en el que viajaba fue tiroteado en el barrio Al Bayá, en el suroeste de la capital.

Por otra parte, el grupo iraquí Ansar al Suna, quien se atribuyó el atentado cometido el martes pasado en una base militar de Mosul y en el que murieron 22 personas, difundió en su página web un vídeo del atentado, así como de la planificación del mismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de diciembre de 2004