Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre nombra consejera de Transportes a una abogada cercana a Ángel Acebes

Con el nuevo Gobierno gana la tesis sobre la "dedicación exclusiva" del secretario general

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, anunció ayer que María Dolores de Cospedal será la nueva consejera de Transportes e Infraestructuras. El hasta ahora responsable de esta cartera, Francisco Granados -que fue elegido secretario general del PP madrileño en el último congreso del partido a finales de noviembre-, pasa a ocupar una descafeinada Consejería de Presidencia, a la que Aguirre ha añadido la gestión de la empresa pública Arpegio (dedicada a la compra de suelo), que dependía de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

Según declaró ayer Aguirre durante la rueda de prensa, esta decisión se ha tomado "de común acuerdo" con Francisco Granados. Sin embargo, fuentes cercanas al nuevo consejero de Presidencia aseguran que "Granados intentó hasta el último minuto continuar al frente de Transportes" y "llegó incluso a plantearse la posibilidad de abandonar el Gobierno", pero finalmente, "por sentido de la responsabilidad y porque esa decisión pudiera perjudicar al PP, ha decidido continuar".

El vicepresidente Ignacio González seguirá controlando el Canal de Isabel II

María Dolores de Cospedal fue subsecretaria de Interior en el Gobierno de Aznar

Francisco Granados pasa a ocupar la Consejería de Presidencia

María Dolores de Cospedal y García es abogada del Estado y puede considerarse como un fichaje del vicepresidente primero y todavía consejero de Presidencia, Ignacio González.

De Cospedal fue subsecretaria del Ministerio del Interior entre junio de 2002 y abril de 2004, en el mismo periodo en el que Ignacio González ocupaba la Secretaría de Estado para la Inmigración. En ese periodo era ministro del Interior Ángel Acebes, que durante la crisis de las candidaturas para la presidencia regional del partido declaró como secretario general del PP que el cargo de secretario regional de Madrid, que ocupa Granados, necesitaba total dedicación.

Aguirre manifestó ayer que "la magnífica labor que ha llevado a cabo Granados en Transportes es el mejor aval para esperar que ahora gestionará con la misma o mayor eficacia su nueva cartera". Una cartera que hasta el momento ocupaba Ignacio González, pero que el vicepresidente primero cede disminuida a Granados.

González cede las dirección de Cooperación con el Estado y Asuntos Europeos y con la Administración local, así como la de Relaciones Externas. Por contra, continuará siendo portavoz del Gobierno, presidiendo el Canal y coordinando la Dirección de Relaciones con la Asamblea. Según fuentes cercanas a Granados, "Aguirre le transmitió su decisión 15 minutos antes de que ésta informara a la prensa".Otra de las responsabilidades que heredará Granados, según fuentes próximas al nuevo consejero de Presidencia, será la Dirección General de la Función Pública, que hasta el momento dependía de la Consejería de Justicia e Interior, en cuyo frente está el vicepresidente segundo, Alfredo Prada Presa.

Esta remodelación del Gobierno llevada a cabo por Aguirre, poco después de cumplir un año al frente del Ejecutivo, viene precedida por la polémica de si el secretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, debía o no compaginar su nuevo cargo en el partido con una consejería como la de Transportes. La tesis del secretario general del PP, Ángel Acebes, de la "dedicación exclusiva" ha terminado alzándose con la victoria.

Sin embargo, Aguirre relega a una posición de segunda dentro de su Gobierno a Francisco Granados, que hasta el momento era considerado, tanto dentro del PP como por la oposición, como el consejero estrella del Ejecutivo regional.

"Entrañable amistad"

La presidenta manifestó que le une una "entrañable amistad" con Cospedal y aseguró que

"si Granados ha demostrado una capacidad notable para gestionar la importante cartera de Transportes, María Dolores de Cospedal va a ser una magnífica sucesora y continuará con el reto de hacerlo con más brillantez aún si cabe".

La nueva consejera se enfrenta al reto comenzado por Granados de construir la ampliación de más de 90 kilómetros de la red de metro. Un empeño en el que el consejero ya había dado pasos muy firmes puesto que ya había adjudicado prácticamente todas las obras de la ampliación del suburbano y había puesto en marcha parte de las nuevas carreteras incluidas en el proyecto Redsur.

Aguirre afirmó que "en este momento Granados requiere una dedicación a asuntos que le exigen menos tensión política, que serán de los que tenga que hacerse cargo en la Consejería de Presidencia". La presidenta manifestó, además, que el currículo de Cospedal "es impresionante", e indicó que con los nombramientos que se harán efectivos hoy se cierra la remodelación del Gobierno que anunció en el momento en que Granados se convirtió en secretario general del PP madrileño.

Aguirre también había barajado la posibilidad, según explicaron fuentes cercanas a la presidenta, de mantener a Granados en su puesto y realizar una remodelación del Gobierno de tono muy bajo que consistía en no mover a ningún consejero de su cargo e introducir un nuevo viceconsejero en la cartera de Transportes e Infraestructuras que descargase de trabajo a Francisco Granados. Entre las incertidumbres que ahora se abren está la de si el nuevo consejero de Presidencia mantendrá como viceconsejero a Alberto López Viejo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de diciembre de 2004