Piqué reconoce que "no todo ha salido bien" en la renovación de las estructuras del PP en Cataluña

El dirigente conservador afirma que el Gobierno catalán "no ha hecho nada" en un año

El líder del PP de Cataluña, Josep Piqué, reconoció ayer en la clausura del congreso provincial de Barcelona que "no todo ha salido bien" en la renovación de las cuatro direcciones provinciales llevada a cabo este fin de semana. Piqué ha tenido que aceptar la reelección de la presidenta provincial de Barcelona, Dolors Montserrat, y su secretario general, Jordi Cornet, ambos del sector afín a los hermanos Fernández Díaz, debido a que ésta le proporcionó hace tres semanas unos votos cruciales para derrotar la candidatura de José Ignacio Llorens en el congreso regional.

Piqué es cada vez más un político según el patrón típico del PP, al que se afilió con la pretensión de renovarlo a fondo. En el ciclo de congresos provinciales de este pasado fin de semana ha podido comprobar como se alzaban resistencias que le obligan a pactar con el aparato, como en Barcelona y Girona, o le proporcionaban victorias ajustadas y conflictivas, como la lograda el sábado en Lleida por su patrocinado Jordi Montanya con un estrecho margen de 38 votos.

El presidente del PP catalán dio por buenos ayer estos resultados aceptando que en las batallas congresuales todas las partes han antepuesto el bien del partido a cualesquiera aspiraciones personales.

Es una situación que se refleja en el contenido de los discursos de Piqué. Después de intentar durante años introducir un centrismo y una sensibilidad moderada, y de perseguir la entrada de dirigentes afines a él, el ex ministro de Industria y de Asuntos Exteriores defiende ahora en los congresos del partido el mantenimiento del statu quo en la judicatura y la financiación pública de la Iglesia católica con el mismo entusiasmo con que lo hacen los sectores más duros de su partido.

Estas posiciones llevaron ayer a Piqué a calificar al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero como "el más radical que ha tenido España en los últimos 25 años". Y a justificar con este argumento la política de enfrentamiento aplicada por el PP desde que perdió las elecciones "de forma inesperada e injusta".

El dirigente del PP sostuvo que Zapatero aplica una política "radical" para mantener el apoyo de los tres millones de votos que en las últimas elecciones logró arrancar de abstencionistas de izquierda y para lograr en el Congreso de los Diputados el sostén de Esquerra Republicana e Izquierda Unida.

Todo esto encantó ayer a los 1.100 asistentes a la clausura del congreso provincial de Barcelona, celebrado en el palacio de Congresos de Montjuïc. Piqué criticó al Gobierno catalán por "no haber hecho nada" en su primer año de vida, salvo discusiones estériles sobre asuntos como las selecciones deportivas y la autodeterminación, y plantear propuestas como que la reforma del Estatuto de Autonomía proclame el derecho a ser feliz y a disfrutar del paisaje. "¿Y por qué no pedimos ya el derecho tener una vida sexual satisfactoria?", ironizó para gozo de la audiencia.

Piqué reconoció, sin embargo, que prefería el no hacer nada del Gobierno catalán que la "catastrófica" actividad del Ejecutivo de Rodríguez Zapatero, de quien dijo que ha "destruido" las políticas del Gobierno de Aznar, como el Plan Hidrológico Nacional y el trasvase del Ebro, sin darles alternativa.

"¡Viva el cava!"

La reelegida presidenta de la organización provincial de Barcelona del PP, Dolors Montserrat, cerró ayer su discurso de aceptación del cargo con un emocionado grito de "¡Viva el cava!", uno de los epílogos más originales registrados en un congreso político.

Montserrat es una veterana dirigente "del PP de don Manuel Fraga", como ella misma explicó en el discurso. Logró la reelección con un cómodo apoyo del 87% de los compromisarios. Es una mujer de discurso directo y sencillo, que le sale de dentro e intenta llegar al corazón de la audiencia. Empezó su carrera en Sant Sadurní d"Anoia, la capital del cava catalán, ahora tan de actualidad no sólo por la cercanía de la Navidad, sino por la amenaza de boicoteo. El cava apareció en el congreso en el discurso pronunciado en la clausura por Santiago Fisas, afiliado al PP de Barcelona y sin embargo consejero de Cultura y Deportes del Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Fisas proclamó la solidaridad barcelonesa y catalana con la candidatura olímpica de Madrid para 2012 y aseguró que es falso que la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, lanzara un boicoteo al cava como reacción al alentado por el líder de ERC, Josep Lluís Carod, respecto a Madrid 2012. Montserrat fue más directa. Concluyó su discurso con un "¡Viva Madrid 2012! ¡Viva el cava! ¡Que el cava dé larga vida a Cataluña!".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 19 de diciembre de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50