Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco de España obliga a la gran banca a cargar contra resultados la prejubilación de 3.500 empleados

La medida sorprende al sector, que esperaba pagar con reservas los más de 840 millones de coste

El Banco de España dio ayer una mala noticia a los grandes bancos y a La Caixa. En la comida que cada mes mantienen los representantes de los grandes bancos con el subgobernador del Banco de España, Gonzalo Gil, en la sede de la patronal AEB, éste les informó de que en los resultados de 2004 cambiarán las reglas. Contra todo pronóstico, este año no podrán cargar contra las reservas de la entidad financiera el importe de las prejubilaciones que realicen, sino contra las cuentas de resultados.

El anuncio podría suponer que las entidades resten unos 840 millones de euros a los beneficios. Otras fuentes sindicales, citadas por la agencia Efe, cifraban el impacto en 1.200 millones, ya que entienden que afectaría a 6.000 trabajadores. Sólo en 2003, los tres grandes bancos españoles (Grupo Santander, BBVA y Popular) prejubilaron a 3.836 trabajadores, lo que les supuso cargar contra las reservas 1.000 millones de euros.

El impacto en los resultados de 2004 se repartirá de forma diferente, ya que mientras la red del Santander Central Hispano tenía previsto prejubilar a más de 1.200 empleados, el BBVA quería hacer lo mismo con unos 1.000, La Caixa estudiaba hacerlo con unos 800 y Banesto con unos 450 trabajadores, según fuentes sindicales. El coste medio por cada prejubilación es de 240.000 euros.

Proporcionalmente a la cuenta de resultados, uno de los más afectados podría ser Banesto, ya que la medida podría costarle casi 100 millones de euros y su beneficio de 2004 rondará los 550 millones. Las grandes entidades tienen más posibilidades de compensar estos costes con los beneficios de empresas participadas o con menores provisiones.

Con cargo a plusvalías

Los bancos que acaban de realizar compras -Barclays ha adquirido el Zaragozano y el Sabadell se ha hecho con el Atlántico- pagarán la reducción de plantilla con cargo a las plusvalías obtenidas en estas operaciones, principalmente inmobiliarias. Por regla general, el Banco de España no autoriza las prejubilaciones contra reservas a las entidades medianas y pequeñas.

El riesgo que existe ahora es que los bancos corten en seco el proceso y alguno de los empleados que tenían acordado prejubilarse no puedan hacerlo. En el mes de diciembre es cuando más casos de este tipo se resuelven.

Según alguno de los bancos afectados, la institución dirigida por Jaime Caruana, aunque no había tomado una postura en firme, había sugerido la posibilidad de cargar contra reservas las prejubilaciones "como último año". "En enero de 2005, cuando entren en vigor las Normas Internacionales de Contabilidad [NIC o IAS, por su siglas en inglés], será totalmente imposible", explican estas fuentes.

Esta sensación de que era la última posibilidad ha provocado que las entidades aceleren el plan de rejuvenecimiento de la plantilla. En el caso del Santander Central Hispano se ha llegado a ofrecer la prejubilación a empleados con 49 años. Sin embargo, lo más habitual es dar la posibilidad de abandonar el puesto de trabajo a los que han cumplido 52 años.

Normalmente, los bancos ofrecen entre el 80% y el 95% del salario anual. En algunos casos se revisa anualmente con el índice de precios al consumo (IPC) y en otros, no. Lo que nunca se ha hecho ha sido financiar las prejubilaciones con fondos de la Seguridad Social. Los sindicatos mayoritarios, Comisiones Obreras y UGT, han rechazado la decisión, porque podría afectar a los resultados del sector y a sus cotizaciones en Bolsa.

Comisiones Obreras ha afirmado que la banca no contaba con la prohibición de los supervisores, que ha llegado muy tarde, sólo a falta de tres semanas para concluir el ejercicio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de diciembre de 2004