ESTRENOS

Santiago Segura parodia con cariño a unos "pijos supercanallas"

La comedia 'El asombroso mundo de Borjamari y Pocholo' es la ópera prima de Juan Cavestany y Enrique López Lavinge

Un día Santiago Segura quiso ser pijo y se compró unos náuticos enormes rosas, "los más baratos de Los Guerrilleros". Pero no terminó de verse. También pensó en ser mod y se fue a ver la película de culto Quadrophenia con una gabardina de su padre y unas chapas en la solapa. En el cine, los mods, asegura, se pegaron con los rockers y ahí terminó su aventura con las tribus urbanas. Hoy día, que luce pelo largo y tiene cierto aire heavy, ha vuelto al pijerío. Pero no en su vida diaria, sino como productor y protagonista -junto a Javier Gutiérrez- de El asombroso mundo de Borjamari y Pocholo, escrita y dirigida por Juan Cavestany y Enrique López Lavigne.

Los realizadores salieron de copas una noche de verano y se sintieron desplazados en un bar. Tomaron conciencia de haber envejecido 20 años y se imaginaron qué sucedería si actuasen como si el tiempo no hubiese pasado. "El asombroso mundo de Borjamari y Pocholo es una comedia que busca la risa, pero termina siendo un canto a la amistad. No queremos que sea una crítica social de los pijos, sino utilizar la vida de estos dos personajes anclados en los años ochenta para provocar situaciones de humor", afirmó en rueda de prensa en Madrid López Lavigne. "Son dos personajes que no evolucionan. Comienzan siendo unos idiotas y 20 años después lo continúan siendo, algo poco habitual en el desarrollo argumental de una película", precisó Cavestany, quien confesó haber sido un pijo en su juventud.

Los personajes centrales son dos hermanos que llevan 20 años analizando las letras de Mecano

Más información

Los protagonistas del filme son dos hermanos: Borjamari (Segura) y Pocholo (Gutiérrez). Llevan 20 años vestidos con el cocodrilo de Lacoste; 15 analizando la letra de No controles, de Mecano; y 10 repitiendo Derecho en la universidad privada CEU. Un día estos freaks, que se definen como "unos supercanallas con gran mundo interior", y que han mandado 6.905 SMS a chicas de media España sin respuesta, conocen a Paloma (Pilar Castro) y juntos inician un viaje "superfuerte" a un concierto de Mecano. Pero antes lidian con su primo Pelayo (Guillermo Toledo), un gran esquiador, ligón y popular, al que vacilaban sin piedad en la discoteca Aguacates cuando eran jóvenes. "Son unos personajes muy singulares que según pasa la película sufren un proceso de aceptación de ellos mismos y una experiencia liberadora", subrayó Cavestany.

Hoy día se tilda de escatológicas algunas de las comedias de éxito españolas, y, preguntados, los directores rechazaron que su película entrase en esa categoría. "Tiene un humor surrealista. Incluso sutil. Humor es el de Woody Allen y el de tortazos. Es una peli muy blanca, para Navidad, pueden ir los abuelitos", publicitó la cinta Segura.

El asombroso mundo de Borjamari y Pocholo discurre en locales muy típicos de Madrid, pero Cavestany aseguró que es una película universal. "Son códigos que enriquecen la película, le dan personalidad, pero es sólo una localización, ya que los pijos son una tribu urbana que existe en todos lados", matizó. Segura le dio la razón: "Cuando se la enseñé a mi amigo Guillermo del Toro, mexicano, me dijo: 'Los fresas hablan igual que los pijos de España'. Y lo mismo una amiga argentina: 'Los chetos tienen la misma papa en la boca".

Cavestany ha escrito también un libro, Ossea Reflexiones profundas y monólogos de Borjamari y Pocholo (Plaza & Janés), en el que se plantea cuestiones trascendentales como: ¿Qué tiene que ver el amor con el sexo y con los Levi's 501? ¿Crees que Enrique Iglesias es supercanalla en el vídeo Héroe? o ¿Qué hay que hacer para ligar en Marbella?

Javier Gutiérrez y Santiago Segura, en un fotograma de la película.
Javier Gutiérrez y Santiago Segura, en un fotograma de la película.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 02 de diciembre de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50