Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gallardón abre el primer centro que dispensa gratis la píldora poscoital

La consulta atenderá los siete días de la semana

A partir de hoy, cualquier joven (de hasta 20 años) que crea haber podido quedar embarazada, sin quererlo, después de una relación sexual no segura puede acudir a un centro de salud del Ayuntamiento en el que se le dará, gratis, la píldora del día siguiente o poscoital, que evita el embarazo si se toma en las primeras 72 horas. Esa píldora cuesta en farmacias 18 euros. El Centro Joven, ubicado en el número 8 de la calle Navas de Tolosa, junto a la plaza de Callao (Centro), y que abrirá los siete días de la semana, fue inaugurado ayer por el concejal de Seguridad y Servicios a la comunidad, Pedro Calvo.

Se trata del primer centro público en el que se proporciona gratis esta píldora. Hasta ahora, en fin de semana las adolescentes debían acudir a los servicios de urgencia de los hospitales, que no siempre proporcionan la receta, o al centro que gestiona la ONG Federación de Planificación Familiar, y después comprar la píldora en la farmacia.

El Centro Joven, destinado a chicos y chicas de entre 10 y 20 años, ofrece también asesoramiento sobre métodos anticonceptivos o enfermedades de transmisión sexual -que ahora se da, previa cita, en los centros municipales de salud-, y realiza la prueba del VIH. Está atendido por un equipo de profesionales -ginecólogos, psicólogos, sociólogos y diverso personal sanitario- y tiene horarios más amplios que los centros de salud: además de abrir de lunes a viernes de 9.00 a 20.00, también ofrecerá servicio los fines de semana de 10.00 a 14.00.

"Entre los objetivos que marca la Organización Mundial de la Salud para los próximos 10 años está la necesidad de crear centros específicos para los jóvenes, y desde el Ayuntamiento hemos querido contribuir a ello", explicó ayer Pedro Calvo. El edil avanzó que el objetivo del Consistorio es crear "otros centros de condiciones similares".Durante su visita de ayer al Centro Joven, el concejal Pedro Calvo recibió de primera mano las explicaciones de una de las ginecólogas que trabajará en él, Isabel Serrano -especialista que lleva muchos años trabajando para la ONG Federación de Planificación Familiar-, quien le detalló cómo será la dispensación de la píldora poscoital.

"La daremos aquí y se tomará en la consulta, siempre que se den las condiciones para su indicación", contó. "Además, aquí tenemos la capacidad de acompañarla con educación sanitaria y trataremos de que la paciente regrese después. La educación y la formación son nuestro punto fuerte, y trataremos de reconducir las situaciones para que este método anticonceptivo sólo se use cuando sea necesario, en la emergencia", agregó.

Calvo le indicó que hay quienes confunden esta píldora con la abortiva. "Ésta no lo es", replicó Serrano. "Hasta el punto de que, cuando ya hay embarazo, éste no se interrumpe. Por eso hay que darla al principio, porque provoca un cambio en la ovulación que impide el embarazo".

La píldora del día siguiente es un fármaco (levonorgestrel) que evita el embarazo cuando falla el método habitual de anticoncepción, o no se ha utilizado ninguno, y cuya eficacia es mayor cuanto antes se tome, pero que está indicada antes de las 72 horas tras el coito desprotegido. Fuera del Centro Joven se puede obtener su receta en cualquier centro de salud -aunque algunos médicos no la proporcionan porque hacen objeción de conciencia- o en los servicios de urgencias de los hospitales, si es en días no laborables. Debe adquirirse en las farmacias y su precio ronda los 18 euros, lo que hace que en la práctica sea inaccesible para muchos adolescentes.

El centro sólo distribuirá la píldora que comercializa la compañía farmacéutica Schering bajo el nombre de Postinor, porque es esta empresa la que ganó el concurso público convocado, según explicó ayer el director general de Salud Pública, José Manuel Torrecilla.

Serrano precisó que existen otros centros similares en Cataluña, Andalucía y Extremadura, aunque son gestionados por las comunidades autónomas y no por los ayuntamientos. "Aquí se va a administrar como si fuera una vacuna. Pero sobre todo somos un centro para quitar la angustia que muchos temas relacionados con la sexualidad crean en los jóvenes", continuó.

El próximo fin de semana el local permanecerá abierto y la ginecóloga adelantó que habrá de guardia un auxiliar de enfermería, un médico o ginecólogo y una enfermera. Pero matizó que no se abre sólo para ofrecer la píldora del día siguiente, sino para facilitar a los jóvenes que se acerquen, cuando disponen de tiempo libre, a preguntar otras cuestiones. "El fin de semana tendremos que suministrar la poscoital, claro, pero también vendrán a pedir información sobre infecciones que quieran curar con rapidez, o para hacer consultas urgentes del funcionamiento de métodos anticonceptivos tradicionales, del tipo: 'Se me ha olvidado una toma de la píldora ¿qué puedo hacer?".

Embarazos adolescentes

La preocupación por la falta de información entre los jóvenes se ha acrecentado en los últimos años al constatar que el porcentaje de embarazos entre adolescentes se duplica -en Madrid, el 58,3% de los abortos practicados en 2003 correspondía a menores de 19 años, según Calvo-, y ha sido una de las justificaciones para abrir el centro.

"El embarazo entre adolescentes es un problema sanitario de primera magnitud", dijo el edil, quien agregó que los servicios sanitarios han detectado un uso de las píldoras sin control médico. "Hay que poner los mecanismos para que el profesional la recete, con el historial médico delante y evitando el abuso", subrayó.

Por eso, su concejalía está tratando de modernizar el funcionamiento de la salud pública para informatizar todos los historiales clínicos de los centros municipales y poder acceder al historial de las paciente desde cualquier centro. Esta iniciativa motivó, cuando fue anunciada hace meses, fuertes críticas por parte del PSOE, que consideró que atentaba contra la intimidad de las adolescentes.

El director general José Manuel Torrecilla precisó que el departamento de informática del Ayuntamiento está realizando las primeras pruebas. Se trata del sistema OMI-AP, el mismo que utiliza el Imsalud. Además, se ha notificado a la Agencia de Protección de Datos la intención de utilizarlo. "Es un sistema al que sólo tiene acceso el médico asistencial y con un propósito clínico. De hecho, yo soy médico, pero no podré acceder a él", aclaró. "Esperamos ponerlo en marcha en el primer semestre de 2005".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de noviembre de 2004