El presidente de Ucrania propone repetir las elecciones para "preservar la paz"

El Tribunal Supremo examina las denuncias de fraude electoral presentadas por la oposición

El presidente saliente de Ucrania, Leonid Kuchma, dijo ayer que la repetición de los comicios es la única salida "para preservar la paz" del país. Pero en la misma reunión con algunos gobernadores también afirmó que las denuncias de fraude en las regiones del este estaban "injustificadas". En este ambiente, el Tribunal Supremo comenzó ayer a examinar la denuncia presentada por el candidato opositor Víktor Yúshenko. El primer ministro, Víktor Yanukóvich, declarado vencedor oficial, sólo aceptaría unos comicios limitados a los lugares en los que se demuestre la existencia de una manipulación de votos.

Más información

Yanukóvich, que según esos datos oficiales obtuvo una ventaja de algo más de 800.000 votos, ha expresado cierta irritación hacia la actitud Kuchma. Tanto el domingo como ayer recordó al presidente saliente sus responsabilidades y le conminó a tomar decisiones urgentes. El Ejército, los servicios de seguridad y de Interior se someten a Kuchma y éste, de momento, no parece que quiera cerrar su década de liderazgo con un baño de sangre. La calle y las regiones siguen siendo una baza en la pugna política, que quedó ayer encauzada jurídicamente en el Supremo.

Pese al carácter multitudinario de las manifestaciones en las calles de Kiev, diversos observadores no implicados constataban que el tráfico era más fluido, las aglomeraciones menos densas y el ritmo de los tambores ante la Administración gubernamental más cansino que en días precedentes. Con todo, Yanukóvich se quejaba de que los manifestantes le habían parado el coche y le habían impedido acceder a su despacho. El jefe de Gobierno dijo haber enviado a su familia fuera de la capital. Las regiones, por su parte, han optado por no radicalizar sus posturas y en algunos casos las han suavizado bastante después de que Kuchma les exigiera acatar la constitución del Estado unitario.

"Si de verdad queremos conservar la paz y el acuerdo y construir la sociedad democrática de la que tanto hablamos, hagamos nuevas elecciones", dijo ayer Kuchma, tras una reunión con los gobernadores del este y el sur del país, a la que también asistía Yanukóvich. El presidente, que aseguró no tener ambiciones de perpetuarse en el cargo, definió la propuesta de realizar nuevos comicios como "un camino más o menos legal". Sin embargo, Kuchma se mostraba voluble, porque había dicho a los gobernadores que las acusaciones de fraude electoral en las regiones del este estaban "injustificadas" y eran "ofensivas", porque carecían de una base legal.

Algunos de los personajes reunidos ayer en torno a Kuchma en Kiev habían asistido la víspera al congreso de diputados de las regiones del sudeste, que se celebró en Severodonetsk. En presencia del presidente, los gobernadores se mostraron como si fueran niños traviesos negando haber cometido una travesura, en opinión de un comentarista ucranio, y dieron marcha atrás respecto a las propuestas autonomistas y federalistas que habían sonado en un foro, donde se hicieron incluso llamamientos para unirse a Rusia. La región de Jarkov recogía ayer velas y anulaba la decisión de llevar a cabo consultas con otras regiones con el fin de constituir la autonomía del sudeste. En Jarkov capital, los seguidores de Yúshenko salieron a la calle en manifestación. El gobernador de Donetsk quitó ayer importancia al referéndum organizado por su región para el 5 de diciembre, cuyo objeto resulta poco claro a tenor de la información disponible en Kiev.

Para la salida de la crisis hay una gama de posibilidades. La máxima apuesta es la de la radical Iulia Timoshenko, que aspira a que la segunda vuelta electoral se considere nula y Yúshenko sea declarado presidente, en base a un nuevo recuento de votos, pero no a nuevos comicios. La mínima es el examen concreto de los colegios donde ha habido falsificaciones.

Cuatro regiones

Ese examen, sin embargo, se generalizó ayer cuando los partidarios de Yúshenko añadieron supuestas pruebas de falsificación que conciernen a cuatro regiones más, aparte de las dos denunciadas inicialmente. Los reproches se concentran en la Comisión Electoral Central, que dio su resultado definitivo sin agotar el plazo de 15 días disponible para considerar las protestas sobre irregularidades. La precipitación de este organismo resultaba tanto más chocante cuanto que en la primera vuelta agotó el plazo de diez días para dar a Yúshenko una ventaja inicial de medio punto sobre su rival.

Hoy se reune en Kiev la Rada Suprema, el Parlamento, para debatir, entre otras cosas, la situación económica. Kuchma dijo que el sistema financiero se puede venir abajo como un "castillo de naipes" en los próximos días, a causa de las distorsiones causados en la economía por la protesta popular. Con todo, Nikolai Azarov, el viceprimer ministro responsable de finanzas, manifestó que existe un margen de reserva y que la situación financiera es estable.

El jefe del comité de finanzas del Parlamento, Piotr Parashenko, uno de los seguidores de Yúshenko se pronunció por la revisión del proyecto de presupuesto de 2005, debido al bajón del comercio durante las últimas semanas.

Procesión de sacerdotes ortodoxos a favor de Yúshenko ayer en Kiev.
Procesión de sacerdotes ortodoxos a favor de Yúshenko ayer en Kiev.AP

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 29 de noviembre de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50