Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS | Aulas

¿Reutilizar ordenadores personales...? ¡Qué bobada!

Desde hace años, los Círculos de Innovación y Tecnología de la Universidad de Cádiz venimos analizando el inquietante hecho de la gran cantidad de aparatos eléctricos y electrónicos que se desechan. Hemos sido pioneros entre las universidades españolas en este campo y somos en él una de las universidades más activas de Europa. Pues creemos que nadie mejor que la universidad para implicarse en un fenómeno con tan variadas facetas (tecnológicas, económicas, culturales,...). No sólo por la necesidad de actuación de equipos multidisciplinares, sino también porque donde concurren tantos intereses parciales y sesgados, la opinión de una universidad es garantía de ecuanimidad. Una de nuestras líneas prioritarias de trabajo es la de reutilización, especialmente la reutilización de ordenadores personales.

Para fabricar un PC con un monitor de 17 pulgadas, se precisan al menos 240 kg. de combustibles fósiles, 22 kg. de productos químicos y 1.500 kg. de agua. Así pues, el peso de combustibles fósiles utilizado es unas 10 veces el peso del ordenador, a diferencia de los productos de tecnologías tradicionales, en los que esta proporción es mucho menor; de sólo dos veces en el caso de un automóvil o un frigorífico. Ello es así porque los semiconductores, que constituyen elementos básicos de los equipos de alta tecnología, precisan para su construcción más de 500 veces su peso en combustibles fósiles.

El tiempo de uso de un PC es tanto menor cuanto más reciente sea su año de fabricación, estimándose que esta vida se estabilizará en alrededor de 2 años a partir del 2005, para ordenadores profesionales. Un estudio llevado a cabo en Japón por Nikkei Computer, revela que el 15,6% de los usuarios profesionales reemplazaron sus ordenadores en menos de 2 años y el 45%, cada 3.

Actualmente se venden cada año en el mundo unos 130 millones de PCs. Según la consultora Gartner, estas ventas podrían alcanzar en 2004 los 186 millones de unidades, lo que supondría un incremento del 13,6% con respecto a 2003. Ordenadores que en pocos años serán sustituidos por otros, pasando entonces aquéllos a ser basura tecnológica.

El parque mundial de estos equipos es enorme: hasta el año 2002 se habían vendido en el mundo 1.000 millones de PCs (¡uno por cada 6 habitantes de la tierra!), calculándose que para 2008 la cifra se duplicará, alcanzando los 2.000 millones (un incremento de la misma cantidad, 1.000 millones, ¡pero ahora en sólo cinco años!).

Y tanto por la magnitud del parque como por su corto período de utilización, se desechan por millones, todavía en la primera fase de su vida útil, cuando podrían continuar prestando servicio aún muchos años. Según un estudio de la Carnegie Mellon University (1997), entre 1985 y 2005 quedarán obsoletos en EEUU unos 325 millones de PCs. Sólo en California se estima que se desechan más de 6.000 cada día. De acuerdo con previsiones realizadas para EEUU por la National Recycling Coalition, "Entre ahora y el año 2007 quedarán obsoletos 500 millones de ordenadores personales" (¡casi dos veces su población). Equipos que son desechados, no porque ya no funcionen, sino por diferentes razones tales como insuficiencia de recursos para determinado software, moda, cultura consumista, etc.

El proceso de reciclado de los ordenadores es difícil, costoso, contaminante y de escasa rentabilidad, así como es baja la recuperación de los materiales y la energía que se empleó para fabricarlos. Es difícil y costoso, ya que son estructuras compactas, constituidas por diferentes pequeños componentes, frecuentemente conteniendo sustancias nocivas. Es baja la rentabilidad, por la dificultad que supone para su desensamblaje la mencionada pequeñez de sus elementos, por la insignificante cantidad de sustancias valorizables, la presencia de múltiples plásticos diferentes e incompatibles, etc.

Todo esto, paradójicamente, ocurre mientras existe un importante déficit de PCs en centros de enseñanza, de adultos, etc., aún en países desarrollados. Déficit que es dramático en naciones en desarrollo y del tercer mundo, lo que compromete su futuro. Los ordenadores son elementos fundamentales para la incorporación a la Sociedad de la Información, e indispensables para la formación en Tecnologías de la Información, el gran yacimiento de empleo actual y sector clave para el desarrollo.

Vivimos una situación en la que desechamos y destruimos millones de equipos útiles al mismo tiempo que somos incapaces de satisfacer la demanda de los mismos por una gran parte de la humanidad, debido al elevadísimo costo que supondría la adquisición de ordenadores nuevos.

Sin embargo, un elevado porcentaje de los PCs que se desechan -especialmente los de uso profesional- son fácilmente reutilizables simplemente instalándoles el software adecuado que ajuste necesidades de usuario y prestaciones del equipo, posibilitando satisfacer los requerimientos de diferentes destinatarios: centros de enseñanza, de mayores, países en desarrollo, etc.

Con la compra e instalación masiva sólo de ordenadores nuevos se está enviando a la sociedad y a nuestros jóvenes el mensaje de que únicamente lo nuevo es válido y que hay que desechar rápidamente lo "viejo", aunque aún funcione. Perpetuando, pues, de este modo un consumismo desbocado e irresponsable, basado en el insostenible principio del desarrollo sin límites.

¿Reutilizar los ordenadores...?. ¡Qué bobada!

Enrique Montero es profesor del Área de Conocimiento de Tecnología Electrónica de la Universidad de Cádiz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de noviembre de 2004